PUBLICACIONES

REVISTAS BERIG

miércoles, 2 de septiembre de 2009

SISTEMA DEL ALBA (BENASQUE)

Esperamos poco a poco presentar algo de lo que se ha hecho este verano.
Aquí presentamos una de las actividades más destacadas de este verano, aunque con el paso del verano, nuevos descubrimientos y sorpresas, ésta ha quedado en un segundo plano.



Travesía integral del Sistema del Alba. (JUEVES 9 DE JULIO)

Tras preparar todo el material, la comida, el agua y demás partimos hacia los Baños de Benasque, lugar donde se dejan los vehículos. Allí nos equipamos e iniciamos la dura, pero bonita subida hasta el ibón del Alba. Tras 1h. 20m. de ascensión llegamos a uno de los ibones más preciosos de todo el macizo. En dicho ibón nos comimos un melón y fuimos a buscar la pequeña boca del bujerín del Alba.


Bella galeria en el Sistema del Alba.

A las 1:50h. de la tarde entrábamos en el sistema. Tras bajar los bonitos pozos de entrada y pasar la zona de “la porqueriza”, esto es un meandro con agua y barro blanco del que salimos untados de mantequilla, llegamos al curso activo, el río Avall. El último de los pozos de entrada, de 56m., es un bonito pozo de sección ovalada en el que se cae en la misma orilla del río.

Al encontrarnos con el río lo remontamos unos centenares de metros. Aquí el río discurre por una bella galería que resulto ser la mas ancha y bonita de la travesía, repleta de formaciones y con el torrente discurriendo entre cantos rodados. Al final aparecen una serie de cascaditas en las que el agua se precipita de forma violenta y la galería acaba por cegarse.



Volviendo a la base de los pozos continuamos nuestra travesía siempre cerca del río. En este bello tramo, llamado la “escala fosca”, el río se precipita por dos grandes cascadas que superan ambas los 10 metros. Estas cascadas las salvamos por unos bonitos rapeles en los que se desciende al lado del agua. Tras este agradable tramo nos desviamos por unas galerías fósiles y algo embarradas que nos llevaron a la sala Maladeta. En esta gran sala es donde se dividen las dos travesías posibles, a día de hoy, en el sistema.

Tras comer en esta sala fuimos a buscar la continuación que queríamos seguir: la travesía nueva o de la sala Llòpis. Encontramos sin problemas el conducto que pronto nos llevo a unos largos pasamanos. Estos sirven para progresar por esta galería desfondada, siendo ellos muy deportivos. Tras los pasamanos descendimos hasta la bonita “galería de les piques”. Tras esta aparecieron el “forat negre” (pozo de 39m.) y otro pozo, ambos muy anchos y bonitos que nos llevaron a la “galería de las pisolitas”, de una belleza sin igual. En esta zona pudimos observar unas cristalizaciones muy curiosas y de gran hermosura, así como otras extraordinarias formaciones.


Galeria de les Piques.


Esta galería terminaba con una tirolina que desembocaba en la sala Llòpis, una gran sala con el suelo cubierto de antiestalagmitas. Durante el impresionante descenso de la tirolina pudimos contemplar de buena manera la gran sala. Desde la sala Llòpis seguimos bajando, primero un pozo-rampa y luego el “pou fantasma” de 27m., hasta llegar al “rierol remuntant”. Este conducto completamente embarrado nos llevo, tras diversos toboganes tanto de subida como de bajada, a la sala Leonor. Poco antes de llegar a esta sala vimos un vivac con dos tiendas de espeleólogos que estaban de campaña explorando nuevas zonas del sistema.



A la sala Leonor llegamos ya un poco tocados, por eso desde aquí hasta salir a la calle se nos hizo muy pesado, aunque también es cierto que ya conocíamos esta zona. Finalmente a las 3:50h. de la madrugada salíamos por la boca de la cueva del Alba, tras 14 duras horas de travesía.

Desde allí en 25min. estábamos en el coche para cambiarnos, pegar un bocado e irnos al camping. A las 5:30 de la noche estábamos ya los tres sumidos en un profundo y merecidísimo sueño.

Más información en: club-ucp.blogspot.es