jueves, 9 de julio de 2020

ALJUB DEL CASTELL DE MAÚS (SUERAS)


Hoy presentamos una cavidad peculiar, se trata de una cueva ubicada dentro del imponente castillo de Maús o de Sueras, y que se utilizó como aljibe para recoger agua de lluvia. Actualmente el castillo conserva bastantes murallas y construcciones, así como el lucido interior del aljibe y parte del reguero que conduciría el agua hasta el interior de la cavidad. Tras realizar la topografía de la cavidad, podemos comprobar el volumen teórico de este aljibe, almacenaría cerca de 55 metros cúbicos.

Boca principal de la cavidad
Interior de la cueva

Se trata de una cavidad con tres entradas, siendo la principal de 1,8 x 3 metros y las restantes son pequeñas aberturas que dan al cortado. El interior de la cavidad esta ocupado por un aljibe con unas dimensiones irregulares, pues no es un rectángulo perfecto. Su anchura en los extremos es de 2,95 y 2,80 metros y la longitud en un lado es de 7,10 metros y en el otro 5,15 metros. La altura máxima actual del aljibe es de 2,80 metros y la mínima 0,8 metros, pero podemos suponer que antiguamente la profundidad estaría más próxima a 3 metros en todo el aljibe, debido a que en la zona de la entrada principal ha caído mucho escombro que forma una rampa y rellena parte del depósito. La altura total  esta entorno a los 4 metros. Es posible que parte de la cavidad este excavada artificialmente con el objetivo de ampliar el volumen de almacenamiento de agua.


ESPELEOMETRÍA:
Recorrido real: 10 metros, recorrido en planta : 8 metros, desnivel: -3 metros.


Imagen donde se aprecia la parte lucida que tendría la función de aljibe.

martes, 30 de junio de 2020

Localizació i topografia de l'avenc de la Nevera a Penyagolosa (Vilafermosa)


Segons referencies orals esta cavitat era com un túnel que hi ha molt a prop de la nevera o cossa semblant que no s’havia localitzat i explorat espeleològicament encara.

Voltants de la boca

Cavitat de reduïdes dimensions, que havia servit per amagar-se a gent del Mas de la Cambreta, al ser molt reduïda la boca, amb prou facilitat per tapar-se en qualsevol branca d’arbre. Hi ha referencies que indiquen el seu us.

Espeleòleg en la diminuta boca

Es troba a escassos 80 metres en direcció SE; en la confluència entre bancals erms, ara atapeïts amb pi negre i zona de roca, amb escassa vegetació arbustiva.

Detall de la boca des de les immediacions, que apenes la fan visible

Boca de 0,3x0,64 m rodejada de roca amb llistó, algun eriçó i un pi just en la part superior, que oculta la zona pròxima, dificultant la seua localització. Només entrar es pot desistir en la seua visita pel simple fet de tindre una gran quantitat de mosquits que fan molt desagradable la seua exploració, tal com ocorre en tot el massís de Penyagolosa en temps de calor.

Vista de la boca rodejat de mosquits que dificulten la entrada

Dona pas a un ressalt de mig metre, on al tocar el sòl, comença una rampa inclinada fortament, que desemboca en un desnivell de 5 m inclinats fins la base. Hi ha certes reconstruccions càlciques que recobreixen la rampa. Es un antic engolidor del barranc, pel que fa a la seua genesí.

Rampa d'accès a la cavitat
La base de la l’avenc es de 1,55 x 1,6 m, resultant ser un pou curt sense continuació, que ara alberga una sèrie de residus procedents de les aportacions exteriors, per part de masovers del terreny, ja que es una cavitat poc coneguda i que es un bon punt d’amagatall.
Es troben en la base del pouet varies restes de medicaments, colorants, calçat, metalls, ferradures, roba, pots de llanda, ossos, etc; que es podrien netejar per millorar l’estat de degradació de la cavitat.

Restes de fems a l'interior de l'Avenc


El recorregut es de 6,5 metres, havent un desnivell total de 4,35 metres, i una projecció en planta de 3 m.


Pel que fa a les referencies de l’Avenc de Penyagolosa, es molt probable que es tracte d’aquesta llegendària i misteriosa cavitat, ja que te unes dimensions de la boca molt reduïdes, a mes es troba relativament prop del mas de la Cambreta, habitat fins relativament poc de temps, i es Gregorio un dels informadors d’aquesta referida informació de les dimensions de la boca.



domingo, 28 de junio de 2020

CAVITATS MAGIQUES (2ª part)



Ja en vam parlar de cavitats màgiques a la primera part d’aquesta sèrie d’articles sobre aquest tipus de coves que han despertat un gran interès pels humans durant èpoques passades i presents. En aquesta segona part, a mes de cavitats santuaris relacionades a la religió catòlica, també en presentarem dos exemples de santuaris amb altres cultes: per una banda una cova que va ser un important santuari a la prehistòria, i per altra banda un castell de l’època medieval.

Castell de Predjama, construït en la boca d’una gran cavitat.

El castell de Predjama es actualment un gran atractiu turístic, que rep milers de turistes provinents de tot el mon. Però aquest lloc a segut habitat per lo menys des del segle XIII. Ja que el primitiu castell data de 1202. Però, no obstant en algunes de les galeries de la cavitat adjacent s’han trobat restes de l’edat de pedra o edat lítica. La primitiva fortalesa es va construir en aquest lloc pera tenir la protecció de la gran cavitat on esta assentat. L’ubicació de la construcció es de lo mes curiós. Esta construir sobre la boca de una gran cavitat. La boca te uns 35 m. d’alçada i dona pas a una gran xarxa de galeries. A mes a mes el castell esta assentat sobre un penya-segat de mes de 110 m.

 
Galeries subterrànies urbanitzades (Foto: Marko Razpotnik Sest/Shutterstock).

Es castell es situa al sud-oest d’Eslovènia, prop de la localitat de Postojna. El paratge on s’obri es un magnífic Carst on abunden les coves i els avencs. Com ve sabem Eslovènia es un dels països del mon amb mes cavitats que superen els 1000 m de fondària. De fet el nom “Carst” prové d’una zona d’aquest petit país anomenada Carso, on es va descriure per primera vegada aquestes formacions geològiques tan estimades pels espeleòlegs. Pel que fa a la cavitat, aquest te un recorregut lleugerament superior als 13 km. i es una de les de major desenvolupament d’Eslovènia.

Panoràmica de la fortalesa (Foto: Sharon Wildie/Shutterstock).

Dintre de la seua historia hi ha un personatge que va marcar una pagina important: Erasme de Lueg o de Predjama, un noble que es va refugiar al castell i a la cova durant un assetjament que va durar mes d’un any. Aquest setge s’engloba dintre d’una guerra civil. Conta la llegenda que Erasme podia sortir del castell per les galeries de la cova, fet que li va permetre sobreviure tant de temps l’ assetjament. Una d’aquestes galeries connectava la gran boca on es situa el castell amb la part alta de la muntanya on esta excavada.

Vista general del santuari de La Balma amb la creu coberta en primer pla i la coveta del dimoni a l’esquerra del santuari (Foto: Web Castellón en ruta cultural).

Tonant mes a prop de casa, a la comarca dels Ports, dintre de la nostra província de castelló, tenim un magnífic exemple d’un santuari amb molta llegenda. Es tracta d’un santuari catòlic assentat dintre d’una gran balma que dona nom al complex: “La Balma”. Te certa similitud al Castell de Predjama, ja que s’assenta sobre una gran boca. Però a diferencia de la fortalesa eslovena, aquesta cavitat te escàs recorregut i està excavat en materials de conglomerat. El santuari domina la vall del Riu Bergantes, que drena les seves aigües cap al Ebre.

 
Interior del santuari amb el púlpit en primer pla (Foto: Arteguias.com).

La Balma esta dintre del terme municipal de Sorita, i molt a prop de la tranquil·la població de Palanques. Fou un important centre de peregrinacions durant molts segles, tant de poblacions de Castelló com de Terol. A dia d’avui, a mes dels peregrins també es un lloc molt freqüentat pels turistes i pels que busquen un poc de pau. A mes de l’ermitori també hi ha moltes dependencies, com ara hostatgeria, restaurant, sala d’exposicions, etc...

Porta d’entrada a l’ermitori (Foto: Web Castellón en ruta cultural).

Fou un centre d’exorcismes, fet que li ha donat molta popularitat. Unes dones anomenades les Caspolines (per la seua procedència de la localitat de Caspe) realitzaven rituals d’exorcisme. En els voltants hi ha una petita coveta penjada al mig del cingle, amb una altra llegenda: es l’anomenada cova del dimoni o del diable. Es conta que cada cop que es feia la processo i la mare de Deu de la Balma passava per baix de la cova, des d’allí queien pedres. Els veïns afirmaven que allò era obra del diable. En certa ocasió es va col·locar una creu de fusta dintre de la esmenada coveta i des de llavors mai ha tornat a ocórrer aquest fet. Als anys 70 la creu fou substituïda per una de acer pels espeleòlegs del SIS de Tarrassa.

Interior del santuari de La Balma (Foto: saltaconmigo.com).

La imatge de la mare de Deu de La Balma fou trobada per un pastor al segle XV. Dintre del conjunt arquitectònic destaquem la creu coberta, situada junt al camí d’accés a l’ermitori; també l’hostatgeria i com no la pròpia ermita situada dintre d’una gran balma així com el curiós campanar situat junt a la porta de l’església. Per accedir al seu interior tindrem que recórrer les diverses estàncies, i en algun tram per un passadís que es troba penjat sobre el cingle on s’enclava el magnífic santuari.

Cueva de Chaves (Foto: Heraldo.es).

Ens anem fins la Sierra de Guara a la provincià d’Osca per parlar de la Cova de Chaves, probablement el jaciment neolític mes important de tot Aragó. Fou declarat patrimoni de la humanitat per la UNESCO. Al seu interior s’han trobat restes de fauna, ceràmica e industria lítica, ferramentes òssies, adorns personals, cantes pintats... Fou un assentament permanent de gran importància per les seues característiques. A l’any 1984 es va començar a excavar en la cavitat per part d’arqueòlegs. Una enorme boca de 60 m d’amplada per 20 alçada donen pas a una gran estància de mes de 200 m. de recorregut interior.

Topografia de la Cueva de Chaves.

Aquest importantissim jaciment va ser destruït en gran part pel seus propietaris. Un fet que va ocórrer sobre l’any 2000 i del que encara no s’ha complit condemna. La lluita per part d’una gran part de la població pera que es faça justícia de moment no ha donat els resultats desitjats. La historia de la destrucció del jaciment es molt trista. La cova es trobava dintre d’un coto de caça propietat d’un oligarca. Al any 2007 es va constatar de la destrucció del jaciment de forma totalment il·legal, ja que es va construir un pessebre pera els animals presents en el coto de caça on es situa la cavitat. El propietari de la finca fou condemnant per  un delicte sobre el patrimoni, però la condemna mai s’ha arribat a executar.

 
La gran boca de la cavitat (Foto: Diario de León).

Aquesta cova forma part del sistema del Solencio de Bastaras (encara que no comunicada físicament), cavitat explorada XIX per Lucas Mallada i per Lucien Briet al 1909. Posteriorment, a partir dels anys 60 del segle passat, fou explorada rigorosament pels grups d’espeleòlegs Peña Guara, Grup espeleològic de Badalona i els grups Montblanc i de Terrassa. En l’actualitat rarament es concedeixen permisos ja que el coto de Bastaras sempre nega els permisos al·ludint a diverses raons. Un fet que es suma a la destrucció del jaciment de la veïna Cueva de Chaves per part dels propietaris de coto.

 
Treballs arqueològics a la Cueva de Chaves (Foto: Museo de Huesca).


Per finalitzar tornarem a la nostra província, ara ho farem a la Cueva Santa, situada a la població d’Altura, a la comarca del Alto Palància. El santuari te una part exterior i una gran part situat baix terra dintre de lo que era una cavitat natural. Conta la tradició que al 1516 es va trobar una imatge d’una mare de deu i a partir d’aquell fet començà el culte religiós. La cova ja era coneguda ja que els pastors la gastaven com a refugi, s’anomenava Cueva del Latonero. Però s’ha trobat ceràmica del bronze, lo que ens diu que la cavitat ja seria un santuari en èpoques molt antigues.

 
Sala de la Verge, a la Cova Santa (Foto: Web altopalancia.es).

Unes escalinates, ja dintre de la zona subterrània, donen pas a diverses estàncies condicionades per al culte. En un primer nivell es situa la capella de la comunió, que esta edificada dintre de la roca. Mes avall es troba la sala dels exvots, tancada al públic. I a un nivell mes baix hi ha un gran sala on hi ha construïda una capella: la sala de la Verge. Ací es celebren misses. Tota aquesta part visitable pera el públic es extraordinària, en ella es respira un ambient especial. Es un important centre de peregrinacions. La mare de Deu de la Cova Santa fou declarada patrona dels espeleòlegs espanyols pel papa Pío XII a l’any 1955.

 
Capella de la Verge vista des de les escalinates (Foto: Web MasTuria.com).

La cavitat consta de molt mes recorregut, exactament 701 m. segons el SICE-CS (cuevascastellon.uji.com) i 464 m. segons el llibre editat pel Santuario de la Cueva Santa i el Grupo espeleológico la Senyera. En algunes zones s’assoleix una considerable fondària: la cota mes fonda del sector II es troba a la zona del laberint arribant a -62 m.; i en el sector III, en la sala del frare s’arriba a -55 m i en la sima del Moonmilk a -104 m. sondejats però nomes -63,5 m. a nivell penetrable humanament. La part mes inaccessible de la cova a sigut objecte d’exploracions espeleològiques des dels anys 50 del segle XX, principalment pel Centro Excursionista de Valencia. Com a fet interessant a l’any 1960 el Centre Excursionista de Castelló (d’on naixeria l'Espeleo Club Castelló) va organitzar el primer Aplec d’espeleòlegs del regne a aquesta cavitat.

 
Topografia de la cavitat del Grupo espeleológico la Senyera.

En les ultimes dècades el patronat del Santuario de la Cueva Santa i el Grupo espeleológico la Senyera han dut a terme un estudi multidisciplinari que va donar com a resultat la publicació d’un interesantíssim llibre de la cova des de besants molt variades: Cueva Santa Vol I, exploración y estudio del medio subterráneo. Durant aquells treballs es van descobrir uns importants gravats situats a unes galeries subterrànies que eren desconegudes tant pera els propietaris del temple com pera els espeleòlegs.

 
Cartell de la presentació del llibre de la Cueva Santa.

Per visitar la primera part de la sèrie CAVITATS MÀGIQUES: http://cavitats-subterranies.blogspot.com/2020/02/cavitats-magiques-1-part.html

Continuarà.

martes, 23 de junio de 2020

LA COVA DE LA FIGUERA O DE VALERIAN (ONDA) SIGUE VIVA.

Hace unos años anunciamos en este blog la defunción de la Cova de la Figuera de Onda, cavidad ubicada muy próxima al casco urbano de la población. La extensión de la ciudad hacia el sur, en dirección al riu Sonella, con la correspondiente pavimentación de calles, construcción de alcantarillado puso en peligro la cavidad y destruyó parcialmente la boca de la cavidad, pero no toda la cavidad.



Actualmente todavía se puede visitar gran parte de esta cueva, concretamente 34 metros, que son los que nos muestra la topografia más reciente de la cavidad (26 de septiembre de 2017).


Ortofoto actual de la zona, con ubicación de la cueva

Ortofoto del vuelo americano de 1956, con ubicación de la cueva.

La alteración de la cueva estaba principalmente en la boca, quedando un cono de derrubios con abundante material y la boca quedando muy reducida de dimensiones. La boca secundaria no estaba alterada, por el desmonte realizado en la parte superficial. En el interior de la cavidad no existían basuras, sino solamente los derrubios de los primeros metros de entrada, que hacian una rampa más inclinada y que entrara menos luz en el interior de la cavidad. Actualmente la cueva se ubica en la calle Mestre Juan Franch, nº 38.



Además de comprobar que la cueva no se encontraba destruida totalmente, se realizó un levantamiento topográfico de la misma, con algunas pequeñas modificaciones en la zona de entrada.
Respecto a la geología de la cavidad, se abre en  conglomerados,e el margen izquierdo del riu Sonella. En la entrada parece que hay una dolina y que la cavidad sea un antiguo sumidero. Observado las paredes de su interior parece poco probable que la cueva fuera excavada artificialmente, como ocurre en otras muchas cuevas abiertas en conglomerado.

lunes, 8 de junio de 2020

El terme de Llucena i les seues cavitats.

Llucena es un poble de muntanya situat a l’interior de la província de Castelló, a la comarca de l’Alcalatén. El seu terme municipal es relativament gran, amb 137 km2 de superfície, i avarca un gran nombre de muntanyes, serres i barrancs. La major part del seu terme està format per materials calcaris, propensos per a albergar coves i avencs.

 
Terme de Llucena amb la situació de les cavitats.

Per que fa al nombre de cavitats, i partint de la base de dades del catalegs de cavitats de la provincia de Castelló: SICE-CS, es el municipi de Castelló que mes cavitats alberga, amb 428 cavitats catalogades. A mes del fet de la gran extensió del municipi, i la gran quantitat de terrenys compostos per les calcaries, també el gran nombre de cavitats catalogades s’ha vist afavorit per la proximitat de Llucena a la capital de la Plana i per la presencia d’un club d’espeleologia a la població.

 
Hi ha nombrosos barrancs a terme de Llucena (Barranc de les Parretes després de plutjes).

A mes del gran nombre de fenòmens subterranis, destaquen algunes cavitats per la seua fondaria o el seu recorregut, o també per la seua espeleo-gènesis. Així a Llucena tenim l’avenc mes fondo de la província: l’avenc de la Figa amb 191 m. de fondària, situat al cabeço Blanc, a l’extrem oest del terme i junt a la ratlla d’Argelita. Aquesta cavitat de predomini vertical es molt visitada pels grups d’espeleòlegs degut al fet d’ostentar el record provincial de fondària.

 
Jesús Almela a la màxima fondària de l’avenc de la Figa.

També tenim una de les 9 cavitats naturals provincials que superen el quilometre de desemvolupament: la cova de l’Ocre, que amb 1.539 m. ocupa la 7ena posició al ranquing provincial. Aquesta cavitat, a mes a mes, presenta la singularitat de tenir una génesis hipogenica, es a dir que es una cavitat formada per fluxos d’aigua ascendents. Es l’exemple mes clar que tenim a Castelló de cavitats hipogèniques, pero no es la única. Al terme de Llucena, per no anar mes lluny, tenim varios exemples de cavitats hipogèniques: l’avenc del Mas de Gual-2 (situat per dalt del propi mas), i les coves del Cabeço 1 i 2 (situades al cabeço Panolla). La cova de l'Ocre es un important refugi de quiropters, per tant el seu accès està prohibit durant tot l'any.

 
La cova de l’Ocre es la cova hipogènica per excel·lència de la província.

També hi han altres destacades cavitats com ara l’avenc de la Torreta, situat junt al mas del mateix nom, i molt pròxim al terme de Figueroles. Aquesta cavitat, coneguda des d’anys immemorials per la gent del mas, s’utilitzava com a baròmetre natural, ja que quan eixia baf per la seua boca era senyal de que pròximament hi haurien precipitacions. L’avenc, topografiat en els últims anys, té un desenvolupament de 593 m. i una fondària de -36,5 m.

 
Jesús en el moment en que va descobrir una nova sala a l’avenc de la Torreta.

Al mas de la Mançanera, a la vesat oest del terme i molt a prop al terme del Castillo de Vilamalefa, tenim els avenc del Mas de la Mançanera. Es tracta de 7 cavitats situades totes elles en la mateixa muntanya. De les 7 destaquen pel seu desenvolupament els avenc numero 6 (467 m. de recorregut i -57,6 m. de fondària) i el numero 3 (154 m. de recorregut i -46 m. de fondària). Es tracta de cavitats tectòniques.

 
Avenc del Mas de la Mançanera-6, descobert i desobstruït per Jesús Almela.

El terme de Llucena també posseeix un bon patrimoni miner. Una mostra d’ell son les múltiples galeries mineres que es troben repartides per tot el terme. Destaquen la de mes recorregut: les Mines del Furgo. Entre les 9 boca-mines que trobem a la zona hi ha 4 d’elles que es comuniquen i formen un conjunt de galeries dividit en 2 pisos i amb un desenvolupament de 442 m. A mes d’aquestes hi ha nombroses restes de petites explotacions mineres per tot el terme.


Llistat de les cavitats amb major recorregut del terme de Llucena (font: SICE-CS).

Un altre punt d’alta concentració de cavitat es el Cabeço Panolla. Allí s’obrin una sèrie de cavitats tectòniques, numerades de la 1 a la 14; i també dues petites cavitats d’origen hipogènic: les coves del cabeço 1 i 2. Els avencs mes destacats son: el numero 12 que amb 205 m. de recorregut i -74,2 m. de fondària es una de les mes atractives de la zona; el numero 2 que es la mes fonda de la zona assolint una cota de -78 m. i 171 m. de desenvolupament; també el numero 14 supera el centenar de metres de recorregut (135 m. exactament) amb una fondària de -42,2 m. Moltes cavitats d’aquesta zona encara no tenen una topografia, feina que poc a poc esperen anar completant.

 
Sergio Peña explorant l’avenc del Cabeço Panolla-02.

Altres cavitats de menor desenvolupament dins del terme de Llucena son: L’avenc del Tort de Pasiento (135 m. de recorregut), que està situat molt a prop de la població. La cova de la Facció (126 m. de recorregut) situada dalt del Mas de Mollón. La cova del Mosqueri (125 m. de recorregut) situada per la zona del Mas de Tena. La cova de la Calçadeta (108 m. de recorregut) molt a prop del terme de Figueroles, a dalt del Mas del Colegial. L’avenc del Mas de Fabra de dalt (-51 m. de fondària i 105 m. de recorregut), que es situa pròxim al mas del mateix nom, en la zona nord-est del terme, cap al terme d’Atzeneta. El forat dels Coloms (104 m. de recorregut) es troba per la zona del naixement del Riu Llucena, per un barranc que des del riu puja cap al Mas d’Olaria.


Llistat de les cavitats amb major fondària del terme de Llucena (font: SICE-CS).

Altres zones on es concentren un bon nombre de cavitats son: La zona del cabeço blanc, on a mes del nomenat avenc de la Figa, també hi ha la sima del Cráneo (-44 m. de fondària) o l’avenc del Campisano (-36 m. de fondària). En un tossal pròxim (a l’est) al mas de Bartoll, anomenat el Cabeçó, tenim una concentració de 13 cavitats tectòniques de dimensions mes modestes. A la zona del Mas de la Lloma del Campiello, molt a prop del terme de Figueroles, trobem 19 cavitats d’origen tectònic situades per baix del propi Mas. També a la zona del Mas de Tena trobem una cova i 5 petits avencs.

 
David Lopez a l’avenc del Mas de Fabra de dalt.


I encara hi ha moltíssimes mes cavitats a terme de Llucena que pel seu escàs interès espeleològic i perquè no tenim suficient espai per nomenar, deixarem de fer-ho. I per suposat les noves cavitats que aniran apareixent en els pròxims anys com a resultat de les tasques de prospecció que anem fent els espeleòlegs que ens mou l’exploració i la troballa de noves cavitats.

Text i fotos: Luis Almela

lunes, 18 de mayo de 2020

Exploración del Avenc del Camí de la Costa dels Pins o Sima del Rino


Exploración del Avenc del Camí de la 
Costa dels Pins o Sima del Rino

Grupo de exploración en la boca de la cavidad.
El 6 de marzo del pasado año, Alexis se lanzó al monte para inspeccionar  una línea de vegetación que se observaba desde el satélite, en la zona del “Camí de la Costa dels Pins”,  en término municipal de Borriol.
Sin revisar siquiera el catalogo del Sice, Alexis llegó a la boca del conocido “Avenc del Mas de Sant Vicent”, y desde aquí, GPS en mano recorrió la línea de vegetación en dirección sureste, atravesando el barranco y subiendo a la loma del otro lado. La línea de vegetación marcaba una fractura clarísimamente, y para su sorpresa, cuando llegó al punto más alto de la línea, apareció ante sus ojos una enorme boca, de unos 5 metros de larga, 1,5 de ancha y unos 4 de profundidad.
Esto era una gran noticia, pues suponía  que bajo sus pies se podía esconder una gran cavidad.
Al volver a casa, Alexis revisó el Sice, y para su decepción, la cavidad ya existía y estaba reconocida y catalogada desde 2007 por unos compañeros del Espeleo Club de Castellón, se llama “El Avenc del Camí de la Costa dels Pins”.

Boca de la cavidad.
De todos modos, pensó que con los medios de desobstrucción actuales y el manejo con los distintos materiales y técnicas para mover grandes bloques, el resultado podía ser distinto, pues en su día ya se intentó forzar esta cavidad sin éxito. Para el grupo que se formó para dicha tarea, que ya habían demostrado su valía en varias ocasiones, éste era  un trabajo que no les daba ningún miedo ni pereza, todo lo contrario, era una gran motivación, pues cada nuevo hallazgo dentro de las fronteras castellonenses era todo un logro, porque tienen todo el  terreno muy explorado.

Topografía inicial de la cavidad.
Se creó un grupo de exploración inicial, formado por Alexis, Lee, Gila, Quique, Ferrán, y Vicente.
Tras organizar todo el “material pesado” para dicha tarea, el día 13 de marzo  Lee, Gila, Alexis y Quique se dirigieron con muchas ganas a la boca de la cavidad. Se tantearon las opciones posibles, hacia el noroeste, en dirección al Avenc de San Vicent, donde la cavidad se les mostraba cubierta de un conglomerado bastante compacto, o hacia el sureste, donde había mucha piedra lavada, aunque de gran tamaño. No lo dudaron y decidieron  atacar el flanco de los grandes bloques.

Lee y Alexis desobstruyendo la boca de la cavidad. Alexis abriendo la gatera de acceso.

Taladro y pistos en mano, Lee tomó la iniciativa de ir machacando literalmente la piedra, Alexis estaba detrás, pasando el material hacia fuera, y Gila y Quique se encargaron de ir amontonándola con su pulida técnica de “paret de pedra en sec”. En poco más de dos horas de duro trabajo sacando material hacia el exterior, entre los cuatro compañeros habían despejado un par de metros cúbicos de rocas.
Después, el tipo de suelo cambió, era un suelo terroso, poco compacto. Se despejó una pequeña zona, limpiando y allanando el fondo de la cavidad, ya entonces  con unos 7 metros de profundidad, y para su sorpresa, encontraron un estrecho paso de unos 10 cm de alto, un palmo de ancho y algo más de 1 metro de largo, donde después se observaba volumen. Era una gran noticia, que aún daba más fuerzas y energía a los “picapedreros”.
Alexis tomó el relevo, con martillo percutor en mano, tumbado en el suelo, abriendo paso a base de sacar escombro. Era una tarea incómoda, pues había poco espacio, pero poco a poco  consiguieron adentrarse en la montaña, abriéndose paso hacia lo desconocido. Después de unas horas más de trabajo, Alexis pensó que ya podría pasar, dejó todo detrás de él e intentó meter la cabeza y el pecho, era muy estrecho, muy justo, pero consiguió meter el torso. Había una sala, pero con un resalte de un par de metros desde la salida de la gatera al suelo. Se volvió hacia fuera, rebajó un poco unos salientes que le habían machacado las costillas y volvió a entrar con los pies por delante, tanteando lo que ya había visto, para bajar con cuidado el resalte del interior. Consiguió pasar todo el cuerpo, estaba dentro. Era una pequeña sala terrosa, con algunas raíces y pequeñas formaciones. Justo delante de él, había un montículo de unos dos metros de tierra compacta. Asomándose tras él encontró lo que buscaban, había un amplio pozo.

Quique en la gatera de acceso a la Sala de las Raíces.

Tras observar la sala, regresó hacia la gatera, donde Lee ya estaba intentando entrar, y como era muy estrecho, salió y le pasó a Alexis el martillo percutor, y éste, desde dentro, con mayor comodidad, comenzó a rebajar un poco más el paso para que entraran el resto de los compañeros. Una vez todos dentro y rebajado bastante el paso, observaron impresionados el pozo. Era enrrampado, pero ante la incertidumbre, decidieron volver al coche, aparcado a escasos metros de la boca, en el mismo “Cami de la Costa dels Pins”, para comer, coger fuerzas, dar la buena noticia al resto del grupo y  cambiar el material de desobstrucción por el de verticales.

             Sala de las Raíces.                  Cabecera del P12.

Un rato después volvieron  a la cueva, con mucha ilusión, cargados ya con cuerdas, arneses, taladro y montis. Una vez todos dentro, se equiparon  y emprendieron el descenso. Lee fue el primero, comenzó a clavar la cabecera del primer pozo, un fraccionamiento y libre. Bajaron todos esta primera vertical, de casi 20 metros. Estaban ante una gran fractura, muy amplia y despejada, de techo alto. Frente a ellos una repisa formada por enormes bloques encastrados.

Lee explorando el P12.          Vicente instalando el pasamanos de acceso al P12.

Observaron las posibilidades, había dos muy evidentes. Instalar al final, donde no se divisaba el fondo de la vertical, o en un paso entre los bloques, donde a los pocos metros se veía una repisa. Lee decidió instalar por el paso entre bloques, por si no llevaban suficientes metros cuerda. Descendió él solo, clavando con mucho cuidado los montis, pues era una zona de tierra compacta y muchos bloques y piedras sueltos. El resto del grupo decidió no bajar detrás, pues había mucho riesgo de caída de piedras. Lee clavó un par de fraccionamientos más y llegó a una rampa de piedras y barro, desde aquí, un último fraccionamiento y llegó a la base del pozo, un punto elevado en una rampa de bloques, piedra y tierra. En una ojeada divisó que había varias opciones, unos laminadores y otro pozo en la base de la rampa. Decidió salir, pues estaba solo en este nivel de la nueva cavidad. Tras explicar la situación, decidieron que en la siguiente ocasión, instalarían el pozo por la punta de la fractura, pues desde arriba, se veía la luz de Lee muchos metros por debajo de ellos, y en este punto, la fractura estaba muy limpia y vertical, sin peligro de caída de piedras.

Comienzo del P27.            Vicente descendiendo el P27.

Tomada esta decisión salieron de la sima, orgullosos de éste gran descubrimiento, dejando todo instalado, pues regresarían al día siguiente para continuar su exploración.
El 14 de marzo, regresaron Lee, Alexis  y Ferrán con mucha ilusión. Sin más dilación se adentraron hasta el punto donde iban a clavar la cabecera del nuevo pozo. Alexis buscó dos puntos de reaseguro mientras Ferrán clavó los dos de spits de inoxidable para comenzar la vertical. Alexis equipó este nuevo tramo, utilizó varios naturales y clavó algún monti más. A los pocos metros de descenso, se posó una repisa, con unos grandes bloques sueltos. Situándose tras ellos, en un punto seguro, y con ayuda de una pata de cabra, que tenían en la boca desde ayer, empujó estos peligrosos bloques hacia abajo, que cayeron con un gran estruendo, lo  que indicaba que la vertical tenía bastantes metros de altura. Cuando el grupo volvió a reunirse en la base de este pozo, se decidió que Alexis continuaría instalando el siguiente pozo, muy amplio también, mientras Lee y Ferrán explorarían unos laminadores situados a lo largo de la rampa que forma este nivel de la cavidad. Lee y Ferrán observaron que el laminador superior tenía mucho recorrido, pero sin grandes pretensiones, el segundo era una pequeña sala y el tercero desembocaba, después de una empinada rampa, en un pequeño pocete, de aspecto muy inestable. Ya tenían un punto por donde continuar. Entretanto, Alexis terminó de equipar el tercer pozo de la sima, había llegado a un nivel en el que también se observaba un laminador colgado en el último tramo de la vertical y algunas posibilidades en el suelo. Desde allí, tras bajar un pequeño resalte, llegaron a un punto dónde la fractura perdía anchura, el suelo se tornaba terroso, dando la impresión de que, por lo menos hacia abajo, no había muchas más posibilidades. En la punta de la fractura, encontraron un paso por el que no cabían, pero que se podría forzar con medios mecánicos, así que ya tenían un montón de puntas de exploración para continuar con su labor. Decidieron hacer una medición poco precisa, pero estimable, para calcular los metros de desnivel, ya que todos ansiaban añadir otro “-100” al catálogo de la provincia.

Alexis equipando el P14.

 Muy a su pesar, la medición rápida que hicieron Alexis y Ferrán al salir, se quedó en torno a los ochenta metros de profundidad, un nivel muy similar a la vecina sima de “Sant Vicent”.
Dejaron todo instalado, pues el equipo estaba muy motivado y volverían en breve para continuar este bonito trabajo.
El 18 de marzo regresaron Gila, Lee, Alexis Quique y Héctor. Como había varias puntas decidieron formar dos grupos. Alexis, Quique y Gila se centraron en el laminador del último pozo, y en unos agujeros en su base. El laminador estaba en un paso entre bloques, en lo alto de una rampa de piedras y barro muy descompuesta. Alexis instaló desde el último fraccionamiento del pozo un pequeño pasamanos hasta el final de la rampa de piedras, para evitar tocarla, aún así cayeron algunas piedras, una de un tamaño considerable, que asustó a los compañeros que se encontraban en la base del pozo. Tras despejar la zona de piedras sueltas, consiguieron abrir un pequeño paso, por el que Alexis, asegurado por la cuerda, se introdujo. Dentro había una pequeña salita, con varios agujeros impenetrables en el suelo y poco recorrido. Carecía de importancia, se topografió y se desmontó el pasamanos y continuaron su trabajo en la base del pozo, forzando dos posibilidades más. Entretanto, el grupo de Lee y Héctor, continuaba picando la pared del fondo de la fractura, pues había un paso de pocos centímetros que dejaba ver volumen tras él. Con el taladro en modo martillo percutor, fue un trabajo fácil para Lee, que pronto consiguió forzar el paso, dejando un hueco accesible para poder pasar.

Lee picando el paso a la Sala del Rino.

Explorando esta pequeña sala de barro y piedras, aparentemente con poco interés espeleológico, Lee realizó una trepada por una pequeña colada, y en lo más alto de esta salita, en el techo, observó algo extraño, había unos huesos de buenas dimensiones. Se lo comentó al resto, y Héctor, que siempre había demostrado un gran interés por estos hallazgos, trepó al lugar que le había indicado Lee y con sumo cuidado, pues los huesos se encontraban envueltos en barro y entre piedras sobre sus cabezas, cogió varias ejemplares para llevarlos a analizar al Instituto Valenciano de Conservación y Recuperación de Bienes Culturales, con quienes ha colaborado en otras ocasiones.

Héctor descendiendo el último resalte de la fractura principal.

El día finalizó con algunos metros más de cavidad descubiertos y el hallazgo de los grandes huesos, dejando pendiente en ese nivel, forzar un laminador en la base del pozo.
El 20 de marzo decidieron regresar a mejorar la instalación de los pozos, a la cita acudieron Gila y  Alexis. Gila se centró en el primer pozo y Alexis en el segundo. Se trataba de retirar los montis y dejar la cavidad equipada con spits de inoxidable, ahora que ya conocían el recorrido de los pozos, la instalación fija resultaba mejor, evitando rampas y repisas que podían entrañar peligro en la progresión. Se terminaron de limpiar de piedras las pocas repisas que quedaban al retirar la cuerda puesta el día de la exploración. El día no dió para mucho, pues eran muchos los anclajes que había que poner, así que quedó trabajo pendiente.
El 27 de marzo regresaron el mismo equipo a continuar la labor, finalizando el segundo pozo y se equipó el tercero. Decidieron abandonar anillos de cuerda en todos los naturales para facilitar su localización y que fuera más rápida la instalación de la cavidad. Este día se terminó el objetivo, ya tenían toda la cavidad equipada con spits.
El 2 de abril Quique, Alexis y Ferrán regresaron para tomar medidas con mayor precisión, pues los datos obtenidos el primer día parecían bastante exagerados. Descendieron al fondo de lo que ese día consideraban la parte más profunda, y desde allí, con el aparataje adecuado, fueron saliendo, realizando las mediciones pertinentes y tomando nota de todo, llegando hasta la mitad del segundo pozo, pues había muchos puntos que tomar y muchos dibujos que ir haciendo. Fue una tarea muy laboriosa, pues la cavidad tiene bastante recorrido.

Tomando mediciones.

El 10 de abril decidieron regresar a terminar la topografía, en esta ocasión fueron Quique y Alexis. Descendieron hasta el punto donde se quedaron el día anterior y continuaron. Al llegar casi al comienzo de la segunda vertical, observaron una laja de piedra que complicaba la progresión, pues estaba pegada a la pared contraria de la instalación, en una zona donde se progresa en oposición, superando un pasamanos, y esta laja quedaba a su espalda. Como llevaban una pata de cabra, decidieron recoger la cuerda e intentar despegar esta peligrosa piedra. Y menos mal que lo hicieron, Alexis, con pata de cabra, y Quique, con cámara de video, tumbaron sin ninguna dificultad esta gran laja de piedra, cayendo por la vertical del segundo pozo con un gran estruendo. Un peligro menos para las siguientes visitas.
Al llegar a casa y pasar los datos al ordenador, obtuvieron un resultado más coherente, estaban a 75 metros de profundidad, pero aún les quedaban varias incógnitas en la rampa de la base del segundo pozo, donde había varios laminadores aún por explorar.
El 11 de abril volvieron Lee, Alexis y Gila para continuar con la exploración y topografía de los laminadores. Volvieron a instalar los dos primeros pozos, muy cómodos y limpios después del trabajo de los últimos días. Comenzaron por la parte más alta de la rampa, al que llamaron “Primer laminador”, ordenados de arriba hacia abajo.
Éste discurre en una rampa descendente, en la que a los pocos metros aparecían a sus pies varios agujeros entre grandes bloques. Descendieron el primero, llegando a un punto de bifurcación, desde el cual había tres posibilidades, una pequeña gatera descendente que se colapsaba a los pocos metros en dirección contraria a su progresión. En dirección oeste apareció una sala de forma triangular y muy empinada que tampoco les ofreció grandes opciones. Continuaron por el laminador, en dirección noroeste, descendiendo entre los bloques, hasta que llegaron a un pequeño pozo, el cual descendieron y también estaba obstruido. Agotadas todas las posibilidades en este primer laminador y tomando todas las anotaciones pertinentes se dispusieron a continuar con el segundo. Éste es una pequeña sala de forma cuadrangular de poco recorrido, se topografió también y se dirigieron al tercero.

Lee en la cabecera del P14.

El “Tercer Laminador”  comenzaba en una gatera descendente, en la que a los pocos metros, aparecía una empinada rampa descendente que daba paso a una gran sala de suelo terroso. Al final de ella, había un caos de bloques, desde donde veían un precario pozo entre enormes bloques inestables. Lo descendieron con sumo cuidado, pues alguno de ellos se movía, incluso colocaron alguna cinta para sujetar los más inestables. Descendieron los tres y llegaron a una pequeña sala en la que comenzaba un pequeño pozo no muy ancho, en el que Lee se decidió a destrepar en oposición sin mayor dilación, pues ya lo bajó junto a Gila el último día para pegar un vistazo, seguido hoy solo por Alexis. Éste ramal de la fractura, que presentaba varios metros de recorrido, descendía bastantes metros. En el fondo observaron varios puntos interesantes donde continuar su trabajo, por un lado, en la base de la vertical, una zona acolmatada por piedras, y a los pocos metros, en la base de una empinada rampa, un pequeño agujero descendente. Treparon la rampa y observaron cómo se cerraba la fractura, quedando también un punto interesante a mitad de la rampa en el lateral de un gran bloque. Ya volvían a tener trabajo para la próxima visita. El suelo de toda esta zona era muy terrroso y estaba embarrado, así que al comenzar su regreso hacia el punto donde les esperaba Gila, surgió un pequeño contratiempo. Los pies sucios de barro de los dos espeleólogos, resbalaban sobre la pared que habían bajado en oposición, asumiendo un riesgo innecesario, así que pidieron ayuda a Gila, el cual regresó a por una cuerda a la fractura principal para que los dos compañeros pudieran salir, sin equipo de progresión, pero agarrados fuerte a la cuerda de auxilio montada por Gila por si resbalaban los 9 metros del pozo. Llegados todos arriba, decidieron que sería aconsejable asegurar el pozo de los bloques inestables. Se barajaron varias posibilidades, pero la más sensata, parecía ser intentar mover alguno de los bloques de debajo para ver si caían todos a la sala inferior, y  así poder seguir descendiendo al fondo de este laminador para continuar con la exploración con menos riesgo. Era un peligroso trabajo que dejarían para otro día.
Entretanto, en los días siguientes, en la superficie de la ya conocida boca, Lee decidió ir desobstruyendo la zona contraria, en dirección hacia la sima de “Sant Vicent”. Este duro trabajo lo realizó Lee el primer día en solitario y los siguientes días con la ayuda de Raúl, Quique y Gila. En esta tarea, Lee encontró un trozo de cerámica antigua, y Raúl decidió llevársela para mostrarla a un amigo arqueólogo. Poco a poco se fue excavando un profundo agujero en este sector, pero sin llegar a abrirse la montaña, por lo que estando a 9 metros de profundidad, se decidió dar por concluida la exploración de esta punta hacia “Sant Vicent”.
Continuando con la exploración de la fractura principal mientras aún debatían como asegurar el pequeño pozo inestable del “Tercer Laminador”, el 12 de junio regresaron para instalar un pasamanos a mitad del segundo pozo, pues llevaban días observando, mientras lo descendían, que al fondo de la fractura había una repisa y una ventana, y siendo el techo tan alto pensaron que podía esconder algo más. Entre Alexis y Lee instalaron un pasamanos a base de naturales y algún monti, de unos diez metros de largo, llegando al bloque del otro extremo.

Lee y Alexis en la cabecera del P29.

Desde allí se observaba como la fractura se cerraba sobre sus cabezas, pero en este extremo, comenzaba una rampa que terminaba en una vertical. Este día no llevaban más cuerda y anclajes, así que dejaron el pasamanos instalado para regresar en breve. Al salir a la planta superior, observaron atónitos que Gila había instalado un campamento en este nivel, para hacer que las esperas fueran más cómodas, ingenioso trabajo.

Zona de descanso.

El 25 de junio regresaron Gila, Alexis y Lee para continuar la exploración del pozo del pasamanos y limpiar la rampa de la base del segundo pozo, pues cada vez que pasaban hacia los laminadores rodaban multitud de piedras por esta empinada rampa. Gila y Lee se encargaron de construir alguna pared de piedras, utilizando todo el material suelto que encontraban, limpiando así la base del segundo pozo y la base de la empinada rampa del Tercer Laminador, y ya decidirían como atacarían los grandes bloques inestables del pocete en su próxima visita.
Alexis, mientras, continuó trabajando en el final del pasamanos. Clavó una cabecera antes de la rampa donde se veía el pozo. Descendiendo unos metros, la rampa se volvía completamente vertical, y se observaba una repisa unos metros por debajo, volvió a clavar una cabecera en Y para descender a la repisa. Desde aquí oía a sus compañeros bastante debajo de él. Instaló otra cabecera y descendió este bonito y limpio pozo, prácticamente volado, debiendo colocar un desviador en unas formaciones en la pared contraria para evitar un roce, y así descendió hasta donde se encontraban sus compañeros. La nueva instalación terminaba justo sobre la cabecera del tercer pozo. En el momento de salir, los compañeros cambiaron de instalación, Alexis salió por el pozo conocido y Gila y Lee por la vía nueva del pasamanos, desinstalando el pozo principal para limpiar alguna repisa del pasamanos ahora que ya nada ni nadie quedaba por debajo.
El 2 de julio continuaron el trabajo de topografía, en esta ocasión acudieron Lee, Alexis y Gila. Tomaron datos del pasamanos, del pozo nuevo y de algún laminador pendiente. Mejoraron la instalación del pasamanos y del pozo. Cada nueva visita sacaban muchos metros de recorrido a esta nueva cavidad. Desinstalaron toda la cavidad.
El día 10 de julio, Alexis regresó para mostrar el descubrimiento a Luís y Zoraida. Luís ya lo había visitado recientemente.
Al final los huesos encontrados en la cavidad que Héctor llevó a analizar al IVCR+i, resultaron ser de gran importancia, pues pertenecían a un tipo de rinoceronte, el Stephanorinus etruscus, que vivió en los bosques castellonenses hace 1,3 millones de años. Una espectacular noticia. Adjunto el enlace del Periódico Mediterráneo del día 11 de junio de 2019 en el que se publicó la noticia.



Stephanorinus etruscus.                                              Huesos de Rinoceronte.

Por otro lado, el tiesto de cerámica hallado en la excavación en dirección a Sant Vicent, resultó que también había llegado a manos de varios arqueólogos de Castellón, entre ellos Gustau, de la Diputación Provincial, Ernesto, de Espemo, y Joan del Muhbo (Museu d´Historia de Borriol). La pieza resultó ser parte de una tinaja de un tamaño considerable, unos 28cm de diámetro y unos 40cm de altura, confeccionada con arcilla de calidad por un alfarero bastante habilidoso y con un torno rotativo. Databa de final del Periodo Ibero, siglo I A.C.

Detalle Cerámica S I A.C.

El día 7 de agosto, Alexis y Lee prepararon la cavidad para el ataque a la zona baja del tercer laminador, instalaron los pozos de acceso hasta allí y bajaron multitud de herramientas pesadas para el duro trabajo de la próxima visita. Iban a por todas, había que asegurar el pozo y continuar con la exploración en el fondo de este sector, pues era la zona más profunda de la cavidad y debían estar muy cerca de los cien metros de profundidad.
Como son bastante inquietos, aun se acercaron a mirar por la zona de la rampa de la base del segundo pozo, y para su sorpresa, encontraron un pequeño hueco, que tras mover un par de bloques, les dejó paso a otro laminador en la zona más baja de la rampa. Ya eran cuatro los laminadores en este sector. Se introdujeron en él, llegando a una pequeña salita como la del segundo, pero aquí se les presentaba una opción, había una gatera descendente, muy estrecha. Apartaron, no sin esfuerzo, un par de bloques que les obstaculizaban el paso, y penetraron en ella, es bastante inestable, pues el techo era de tierra y piedras, y parecía que todo se sujeta en perfecto equilibrio. Al final de la gatera, había un estrecho pocete que se cegaba a los pocos metros, resultó ser un rincón al que no tuvieron que volver.

Lee en la cabecera del P14.         Vicente en el final del Pasamanos Natural.
El 9 de agosto regresaron con Gila, y entre los tres prepararon el movimiento que habían calculado con los bloques inestables del pozo. Un par de agujeros, algún monti, poleas y reenvíos para hacer mucha fuerza, distancia prudente de seguridad y ahí fue el estirón. Un gran estruendo resonó por toda la cavidad, mucho polvo y poca visibilidad. Salieron hacia la fractura principal, esperando que se asentara el polvo aun suspendido en el aire. Comieron algo mientras aun salía algo de polvo por la gatera de acceso a este tercer laminador. Lee, muy impaciente, fue el primero que retomó el camino para ver el resultado del trabajo. Al poco, le siguió el resto. Al llegar donde estaba el pozo inestable, observaron atónitos que se había desmoronado todo, ahora estaba obstruido totalmente. La habían liado buena. Pero esto mostró lo inestable que estaba y el peligro que entrañaba. Lee los llamó desde detrás de un pequeño laminador, que aún no habían mirado. Lo cruzaron tomándose su tiempo, pues no era muy ancho, solo unos 25cm de altura. Al fondo de esta pequeña y angosta galería, Lee ya había escarbado en un trozo de suelo terroso, detrás de un gran bloque, un pequeño agujero por el que en poco rato se pudo bajar. Se observaba una rampa y un desfonde a los pocos metros. Lee limpió toda la zona, y descendió hasta la rampa de arena, la limpió también de piedras sueltas y le cedió el turno a Alexis para instalar el pozo. Alexis se cargó de herramientas para dicha tarea, se reforzó la cabecera, se clavaron un par de fraccionamientos y cuando llegó fuera de la rampa, estaba justo por encima de la sala que hace unos días Gila tuvo que echarles una cuerda a sus compañeros para poder salir. Estaban en el mismo punto de la cavidad pero sin pasar por el pozo inestable, ahora ya, obstruido del todo. Al ir descendiendo por esta nueva vertical, al pasar por la altura de la salita del otro acceso, recogieron alguna cinta de las que habían utilizado para mover los bloques del pozo paralelo. Continuaron los tres el descenso hasta la parte más profunda de la cavidad, dejaron todo el material de desobstrucción allí y salieron al exterior. Durante el camino de regreso, mientras Gila pasaba el laminador sobre el pozo derrumbado, le cayó el teléfono móvil del bolsillo entre los bloques del pozo. Después de debatir un rato entre los tres, Lee y Gila decidieron salir a buscar un alambre para recuperar el móvil. Nunca lo pudieron encontrar, la cavidad sabrá donde lo tiene, si suena y es alguien que llama preguntando por Gila, avisadle.
El 21 de agosto regresaron Lee, Alexis y Quique con fuerzas para comenzar la excavación en la zona profunda de la cavidad. Tenían dos puntas, justo en la base de la vertical, donde Lee comenzó a sacar piedras y en la base de la rampa al lado opuesto, donde Alexis y Quique excavaron en la arena que obstruía el paso y donde se encontraron otros curiosos huesos. Decidieron que los llevarían al contacto de su amigo Héctor, una vez finalizada toda la exploración. Un laborioso trabajo en las dos puntas durante unas pocas horas, pero sin resultados.

Huesos encontrados a -83m.

Lee volvió a trepar la rampa, donde ya vieron un pequeño agujero unos metros por encima de donde estaban. Comenzó a apartar material de allí, ensanchando un hueco, y dejando entrever una vertical. Se centraron los tres en esa zona, pues parecía ser la más prometedora. Consiguieron abrir un hueco, y se veía una vertical de unos 7 metros y un bloque al fondo. No tenían más cuerda, por lo que se quedó el trabajo pendiente para otro día.
El 1 de septiembre volvieron para bajar el nuevo pozo Lee, Gila, Luis y Zoraida. Descendieron hasta la zona de trabajo, dejando el pozo descubierto el último día instalado con spits. Allí comenzaron la instalación del pocete, lo hicieron con montis, pues las paredes no ofrecían una buena resistencia para clavar spits. Descendieron el pequeño pozo, y un bloque enorme les cortaba el paso, se observaba continuación, pero no cabían, así que decidieron hacer desaparecer el bloque, volviendo a tirar de artillería pesada. Unas horas después, habían conseguido abrir el camino, justo por detrás del bloque, descendiendo un par de metros más, y al atravesar un pequeño paso  descendente, llegaron a lo que sería la zona más profunda de la cavidad. Un buen trabajo.
La cavidad se quedó vacía, habían ocurrido demasiadas cosas en estos últimos meses gracias y por culpa de ella. Así que la dejaron tranquila, y ella al grupo de exploración. Sin ni siquiera saber en qué cota de profundidad estaban. El tiempo lo cura todo.
El 2020 les trajo las energías renovadas, todo el grupo volvió a sentirse fresco y con ganas de nuevos proyectos, por lo que decidieron rematar la tarea pendiente. Esta era medir el último pozo del tercer laminador y mejorar la instalación del pasamanos del segundo pozo. Así que organizaron fecha y volvieron Lee, Alexis y Quique el 12 de febrero, casi un año después del comienzo de esta exploración. Descendieron hasta la zona de trabajo, dejaron una cuerda fija para la trepada hasta el acceso de éste. Con dos montis y una cuerda de 20 metros, montaron la pequeña vertical y descendieron. Quique tomó los datos topográficos pertinentes. Lee aún intentó abrir un paso, no se le acababan nunca las ganas de conseguir un metrito más.
Se dieron cuenta que no había más, que ya tenían cada rincón de esta nueva cavidad explorado y topografiado. Así que se despidieron de ella una vez más, recogieron todo lo que habían ido dejando durante los últimos meses en esta zona y se dirigieron al pasamanos.
Alexis salió delante y emprendió la faena, iba a ser un pasamanos de lo más divertido de instalar, pues iba a ser todo a base de naturales. Se cambió un poco la primera instalación, pues tenía bastantes altibajos, ahora quedaba muy horizontal y bonito. Se terminó la reequipación, se tomaron medidas y datos para la ficha técnica y ya estaba todo listo para salir.
Al pasar los nuevos datos, se obtuvieron unos excelentes resultados, 88 metros de profundidad y 435 metros de recorrido.
Comenzaba entonces la publicación de este artículo y la edición de un video, llenos de entusiasmo, alegría, con algún susto y por desgracia, alguna decepción. Pero con muy buen sabor de boca, aunque sea a polvo, pues este tipo de trabajo hace que la espeleología sea más que un gran deporte.

Aqui os dejamos el acceso al video que editó Quique, de los mejores momentos recogidos de toda la exploración, podeis seguirle por su canal  "Docucoves" en YouTube.

https://www.youtube.com/watch?v=kija1Ty64Ys


Topografia de alzado de la cavidad.

Topografia de plantas de la cavidad.







Alexis Muñoz
Lee Galea
Josep Gilabert
Quique Serrano
Vicente Sinisterra