viernes, 17 de mayo de 2019

FORAT DEL MAS D'EN GRENYUT

El passat mes de març vam anar a tancar una incògnita al Forat del mas d'en Grenyut (Ares del Maestrat), deixada al 2010 quan vam realitzar la topografía de la cavitat.
La cova s'obri en la part inferior d'un petit cingle que voreja una petita barrancada que uns metres aigües avall s'uneix amb el barranc del mas Blanc. Es la típica surgencia fòssil que trobem amb tanta freqüència en la zona. Una de les seues peculiaritats son les tres galeríes independent que presenta la cavitat, ja desde el seu inici. La boca de la cavitat es un ample abric, amb tres continuacions, a dreta, esquerra i recte, essent la galeria de l'esquerra la de majors dimensions. Al tractarse de conductes de dissolució independents, amb un únic punt en comú en el gran vestibul d'entrada, podriem pensar que es tracta d'un conducte principal que ha estat posat al descobert al erosionarse i retrocedir el cingle, formant el abric. Les galeriès amb millors formes de dissolució son les de la dreta i l'esquerra.

Detall dels nivells de bretxes que reomplin la galería esquerra fins el sostre quedant unes terrases.

 A falta de millors observacions ens decantem per l'existència de tres galeries de drenatge que van a confluir en l'ampli espai que forma la boca de la cova. La galería de la dreta mostra bones formes erosives, pero te seccions menudes, si la comparem amb la galeria de l'esquerra, amb una evolució diferent: cúpules, potents nivells de bretxes, etc.
Topografia actualitzada amb l'ultim tram de galeria explorat el passat març.

En la galeria de l'esquerra es va forçar un pas estret que hi ha baix d'una capa de bretxes que reompli quasi tot el conducte. Darrere d'aquest, la cavitat continua 6 mestres més, pero ja amb el sostre baix, degut a que els sediments del pis van apropant-se al sostre, fins colmatar per complet la galeria. En conclusió, una cavitat modesta i amb continuacions molt reblides per sediments.

martes, 7 de mayo de 2019

AVENC DE LA PENYA BLANCA (LLUCENA)

En el curso superior del riu Llucena, encontramos importantes escarpes rocosos a derecha e izquierda del cauce del río, más arriba del manantial que alimenta este importante dren, pues es uno de los pocos de la zona que mantiene un caudal constante. Más arriba de les Fonts, el cauce de esta "rambla" permanece seca gran parte del año, encontrando a su derecha alturas como el Cabeço Roig o les Roques Llises y a la izquierda, la Lloma Bernat. Entre estas cumbres y el lecho del riu Llucena existe un desnivel de más de 500 metros, donde encontramos importantes afloramientos de calizas cretácicas, con desniveles muy acusados.

Vista de las montañas ubicadas en esta zona
En uno de los barrancos que se le une por la derecha, el barranc de la Font de la Servera, encontramos el Avenc de la Penya Blanca. Se trata de una cavidad poco visitada debido a su acceso de más de una hora de ascenso. La formación de esta sima hay que buscarla en la evolución del barranco y en una importante fractura visible exteriormente, que se manifiesta en el margen derecho del barranco mediante un escarpe rocoso y en el izquierdo en una grieta en el cortado.

Ubicación de la cavidad, en el margen derecho del barranco. La entrada se indica con una flecha en negro, mientras que la diaclasa que corta tranversalmente el barranco en líneas discontinuas rojas.
La boca de la cavidad se abre a 18 metros del barranco extiendo un desnivel entre ambos de 9 metros. Esta entrada se abre entre unos bloques, siendo una pequeña grieta de poco más de 30 centímetros por la que hemos de penetrar. Existen otras grietas en las proximidades que posiblemente también conecten con la cabecera del pozo. Tras 1,5 metros de estrechez vertical, accedemos a la cabecera del pozo que forma la cavidad.

Boca del Avenc de la Penya Blanca

Punto donde la estrechez vertical alcanza la cabecera del pozo.
La cavidad consta de un pozo de disolución de 33 metros de desnivel, con unas dimensiones bastante regulares, adoptando una forma elíptica de 3,5 x 2 metros. Estas dimensiones se ven algo reducidas en la mitad inferior del pozo, donde los rellenos litoquímicos ocupan prácticamente todas las paredes del pozo. En la parte superior del pozo unas coladas y concreciones blanquecinas, debido a la descalcificación, ocupan la mitad de la sección del pozo. La otra parte del pozo queda desprovista de rellenos secundarios, encontrando la roca madre con formas de disolución típicas de estos pozos verticales. También acompañan hasta la cota de -16 metros algunas pequeñas raíces de la vegetación exterior. 


Vista del pozo desde la cota -10 metros hacia abajo. En la parte izquierda se aprecia la colada blanquecina con raíces y la derecha la roca madre con formas sinuosas producto de la disolución (sección d de la topografía).

Topografía de la cavidad.
En la base del pozo se aprecian algunas señales de circulación, con finos sedientos que arrastrará el agua y que mediante alguna pérdida del barranco se introducirán en la cavidad. En el macizo de Penyagolosa, no muy lejos de esta cavidad, encontramos algunas cavidades similares a ésta, donde el acceso a estos pozos de disolución se realiza mediante entradas estrechas y en muchos casos asociadas a cauces de barrancos. esto ocurre por ejemplo en el Avenc del Camí d'Amargura, Avenc del mas de les Pomeres, Avenc de la Carrascosa, Avenc de l'Espino, Avencs Tapats, etc. 

Se trata de pozos sin continuidad en su parte inferior, cuya explicación se ha venido realizando mediante la "teoría de la erosión inversa", propuesta por el espeleológo italiano Walter Maucci, en los años 50. Generalmente están formados por husos verticales que en su fase juvenil o embrionaria no conectan con la superficie. Su formación es producida por filtraciones exteriores que saturan la capa más superficial del karst (el epikarst), y van generando mayores volúmenes a favor de grandes discontinuidades, justo por debajo del esta capa más superficial. En fases posteriores, la evolución del pozo finaliza en la apertura al exterior. En el Avenc de la Penya Blanca el espesor entre la cabecera del pozo y el exterior es muy escaso, por lo que la siguiente fase en la evolución normal de la cavidad, sería el colapso de las rocas que cubren el pozo y apertura de una boca de dimensiones mayores. La separación tanto en desnivel como en distancia del cercano barranco nos indican que nos encontramos ante una fenómeno fósil, a pesar de que en periodos concretos de precipitaciones la cavidad pueda absorber cierto caudal e inundarse su parte inferior.

jueves, 25 de abril de 2019

Pascua de 2019 en Cantabria

 
Sistema de Udías: Galería Avatar.

Como en tantas otras ocasiones, aprovechamos las vacaciones de pascua para montar un viaje espeleológico. En esta ocasión nuestro destino es la verde Cantabria. El grupo es muy numeroso, por lo que realizamos distintas actividades durante estos días. Somos una veintena de espeleólogos: por parte de la UEC Tortosa Sarai, Gina, Esther, Jessi, Vicente, Ismael y Jordi; del Espeleo Club Tortosa Víctor; de Hinneni pero afincados en Ontinyent y Vallada, Pepe Cruañes y Ricard; del Espeleo Club Castelló Gila, Lee, Sergio, Israel y Luis; del CE8 del Mas de las Matas Cristina; Sergio y Manzano del C.M. Serra d’Irta; Dani de la OJE Almeraya; Josu y Ismael del G. E. Akelar Espeleologi Taldea.

 

Grupo de Tortosa en la travesía Cueva del Narizón - Torca de las Palomas.

El viernes se conforman dos grupos; por una parte los compañeros de Tortosa y por otra el resto de compañeros. Ambos grupos visitan la travesía Cueva del Narizón - Torca de las Palomas. Primero hace entrada el grupo de Tortosa y unas 2 horas más tarde el otro grupo. Se trata de una travesía relativamente corta, que sin poseer los grandes volúmenes de las cavidades del Asón, se presenta con muchos espeleotemas. También en su parte final se visita una parte del curso activo.


 
El segundo grupo en la travesía Cueva del Narizón - Torca de las Palomas.

Por la tarde llegan Cristina del CE8 y Luis del Espeleo Club Castelló. Ellos visitan cueva Fresca, en el valle de Asón. Esta cavidad es una de las clásicas de Cantabria. Las galerías son de grandes dimensiones y existen rincones bonitos; como puede ser la fuente de los macarrones, la gran estalagmita o la enorme sala Rabelais. Mención especial recibe el cañón Rojo o la galería de entrada, buenos ejemplos de cavidades freáticas de grandes dimensiones, con las paredes y techos de color rojizo y con gran cantidad de fósiles incrustados en sus paredes.

 
Cañón Rojo de cueva Fresca.

El grupo de Tortosa, junto con los dos compañeros del club Akelar de Navarra también entra en cueva Fresca bien entrada la tarde. Los dos grupos nos encontramos dentro de la cavidad. Un buen lugar para re-encontrarnos. Esta noche llegan los compañeros del C.M. Serra d’Irta: Sergio y Manzano.

 

Cueva Fresca.

El sábado se forman 3 grupos. Por una parte Sergio de Alcalá de Xivert, Israel y Luis vamos a colaborar con los compañeros cántabros del AEM Transmiera en la desinstalación de la torca de la Garma del Bucebrón. Se trata de una cavidad que comunica con la red de Coventosa. Nosotros descendemos hasta la cota de -400. Otros compañeros revisan una punta ejecutando una escalada que no resulta de interés. Es de destacar los grandes pozos que se abren entre las cotas -150 y -350 m., siendo especialmente bellos los dos últimos de 80 y 40 m. respectivamente.

 
Meandro a -400 en la torca de la Garma del Bucebrón.

El grupo de Tortosa, junto con Cristina, realiza la travesía Sima Tonio - Cueva de la Cayuela. Esta es una travesía de las más clásicas del alto Asón. Los 280 m. de pozos lleva al grupo a la gran sala Olivier Guillaume, una de las más grandes de Cantabria. Desde allí por una serie de galerías de enormes dimensiones se avanza para alcanzar el exterior. Pasando por lugares excepcionales como por ejemplo la galería de las sierras o el Bulevar, y saliendo al exterior por la mastodóntica galería de entrada.


Travesía Sima Tonio - Cueva de la Cayuela.

El resto de compañeros visitan cueva Fresca. Entran hasta la sala Rabelais y desde allí se acercan hasta la cabecera del pozo de 70 m. de desciende al gran colector. También visitan la galería del gran atajo, de bella sección.
Los compañeros del Tortosa, por la noche se unen a una cena organizada por los ingleses de Matienzo Caves en su campamento. Allí conocen de primera mano la grandiosa labor que realizan los británicos en Matienzo.

 
Cueva Fresca.

El domingo nos volvemos a dividir en 3 grupos. Algunos de nosotros nos juntamos con los compañeros del CCES (Club Cántabro de Exploraciones Subterráneas) en Udías para realizar la travesía Sumidero de Cobijón - Sel del Haya. Exactamente vamos del Espeleo Club Castelló: Lee, Gila y Luis; del CE Akelar Josu y Isma; de Hinneni Pepe y Ricard; del C.M. Serra d’Irta Manzano; y como exploradores.de la cavidad Josean, Manu y Juan del CCES. Esta cavidad nos sorprende, ya que no esperábamos ver los grandes volúmenes y la cantidad de formaciones que nos encontramos, además de ir siguiendo casi toda la cavidad el caudaloso rio que recorre sus galerías. Dado el interés de la actividad, profundizaremos más en ella en un próximo post de este blog. Eso sí, es muy recomendable realizar la travesía entrando por el sumidero de Cobijón y salir por la mina del Sel del Haya, tal como nos recomendaron los compañeros del CCES es mucho más llevadero.

 
Sistema de Udías.

Por su parte Sergio, Israel y Sergio realizan la travesía Cueva de la Rubicera - Mortero de Astrana. Se trata de una travesía muy clásica, pero con algún hándicap añadido, pues se recorren dos ríos diferentes teniendo que mojarse hasta la cintura o un poco más (según la época) y realizando más de la mitad de la travesía mojado. No obstante era un grupo reducido y con un alto nivel, por tanto en unas 6 horas y media finiquitaron la bonita travesía. A este tiempo hay que sumarle las casi 2 horas de aproximación, ya que solo contaban con un vehículo para realizar la actividad.

 

Travesía Cueva de la Rubicera - Mortero de Astrana.

El grupo de Tortosa realiza la travesía Cueva Vallina - Nospotentra. La travesía recorre una pequeña parte de esta gran red explorada por los ingleses de Matienzo Caves. Casualmente, en el pasado el Espeleo Club Tortosa colaboro durante varias campañas con los ingleses en la exploración de esta cavidad.

 
Travesía Cueva Vallina - Nospotentra

El lunes es el día de volver a casa. Pero el grupo de Tortosa todavía hace una entrada a Coventosa para visitar la sala de los fantasmas. Esta sala además de espectacular por su belleza, también es muy accesible, por lo que se ha convertido en una visita obligatoria tanto para espeleólogos como para no iniciados. Luego volvemos hacia casa. Aunque algunos se quedan por allí y se unen a otros compañeros para continuar con las visitas espeleológicas.


 
Coventosa: sala de los fantasmas.

viernes, 19 de abril de 2019

Karst de Valsalobre y sumidero de Mata asnos



Sima Diana: P-29 en la sala grande.

El fin de semana del 13 y 14 de abril visitamos nuevamente la zona kárstica del bosque de Valsalobre, a caballo entre las provincias de Cuenca y Guadalajara. El grupo estaba compuesto por Sergio, Israel, Zoraida, Gilabert y Luis, del Espeleo Club Castelló
Primero bajamos a la sima C-2, recientemente re-equipada con anclajes químicos. Esta cavidad fue explorada por el grupo Comando de Valencia en el año 1982. Después se perdió su localización y hasta el pasado año no se volvió a localizar.

 
Sergio inicia la instalación de la sima C-2.

La sima se inicia con un pozo de 36 m. abierto a favor de una fractura, estrecho y muy fraccionado. En su base se abre una pequeña sala en rampa. La rampa da paso a una estrechez que constituye la cabecera del segundo pozo, de 8 m. de desnivel. Toda esta primera zona presenta las paredes tapizadas de barro y también encontramos gran cantidad de restos de materia vegetal que ha caído por su boca.

 
Sima C-2: base del segundo pozo.

El segundo pozo, formado por disolución, forma en su base una bonita sala circular con una cúpula en su parte alta. En un extremo de la sala, y por un paso estrecho, se accede al pozo Boca Negra, de 60 m. Esta vertical, de grandes dimensiones, es lo más notable de la cavidad. El descenso y ascenso del pozo es espectacular. En el pozo se aprecia la fractura sobre la que se ha formado. En su base existe una ancha sala cubierta por materiales clásticos y asentada sobre la fractura. Por el extremo norte de la sala parte un pozo de 8 m. que nos deja en la cota de -118 m. Desde este punto por una estrecha fractura impenetrable, y de unos 2 m. de longitud, al lanzar una piedra esta se escucha caer en una zona vertical más ancha. De ello se deduce que detrás de la estrechez existe un pozo de unos 15 o 20 como mínimo. Por lo tanto sería muy interesante realizar una desobstrucción en este punto.

 
Sima C-2: pozo Boca Negra (P-60).

Tras salir de la cavidad fuimos a comer y por la tarde descendimos a la Sima Diana. La sima posee 2 bocas que se encuentran muy cercanas. Las dos salvan un pocete de 4 o 5 m. que va a parar a una rampa que se va ensanchando formando una sala amplia en forma de embudo y con una fractura en el centro donde se abre un pozo de 14 m.

 
Foto de grupo a la salida de la sima C-2.

En la base del P.14 podemos avanzar por una fractura en ambas direcciones. Hacia el sureste parte una estrecha galería excavada a favor de la fractura que forma la cavidad, con mucho recorrido y muchas formaciones. Hacia el noroeste continúa una galería más ancha que supera una rampa y un resalte hasta llegar a la cabecera de un pozo de 29 m. Existe un pasamanos para flanquean el P.29 y continuar por la galería principal. Esta galería continúa unas decenas de metros hasta finalizar en un pozo de 23 m.

 
Sima Diana: rampa tras el P-5 de entrada.

El descenso de este pozo es un disfrute para la vista, ya que presenta las paredes cubiertas por bonitas coladas negras y blancas. Realmente son dos pozos distintos, ya que a su mitad existe una sala muy decorada donde hacemos pie.
En la base del P.23 parte en dirección sureste una ancha galería que alcanza una gran sala. La formación de esta sala se debe a la fractura que ha generado toda la cavidad, junto con la estratificación que juega un papel primordial, tal como podemos ver en su techo. La vía del P.29 también alcanza la gran sala, descendiendo este junto a su pared norte. Esta pared esta decorada con vistosas coladas de coloración amarillenta.

 
Sima Diana: sala grande.

El suelo de la sala está ocupado por gran cantidad de bloques desprendidos del techo. El techo se sitúa a gran altura. Por un extremo de la sala todavía parte una galería con un fuerte buzamiento que nos lleva a un pozo de 7 m. que da acceso a la sala final, de características similares a la anterior pero con unas dimensiones más modestas. Entre unos bloques al fondo de la sala se sitúa la cota de máxima profundidad de la sima a -68 m.

 
Sima Diana: bajando el pozo que da acceso a la última sala.

El domingo nos quedamos solo Zoraida, Gila y Luis; y visitamos el sumidero de Mata asnos, en Beteta. Esta cavidad es el desagüe natural del barranco de Mata asnos, normalmente seco. Pero nosotros tuvimos la fortuna de encontrarlo activo y por tanto la cavidad a media carga, podríamos decir. Así que no dudamos en entrar, ya que la cavidad se puede visitar en carga, ya que posee instalaciones para ello. El hecho de encontrar los pozos activos da un toque grandioso a la cavidad, ya que en seco esta permanece dormida y en silencio absoluto, pero con agua las cascadas rugen y levantan un fuerte viento que nos descubre la cara más fiera del sumidero.

 
Entrada al sumidero de Mata asnos en carga.

El bello atrio de entrada da paso al primer pozo de 23 m., y que forma dos saltos de agua consecutivos. Para su descenso se instala un pasamanos seguido de un interesante péndulo para salvar la caída del agua. En la base del pozo el sonido de la cascada lo invade todo. Continuamos por el lecho del río superando un paso entre grandes troncos arrastrado por la virulencia del agua en algunos episodios de grandes crecidas. Tras esto el techo baja y superamos un paso donde el agua nos moja el estomago o incluso el pecho, pero no nos detenemos y continuamos adelante.

 
Bajo el pozo de 10 m., en un lugar maravilloso.

Ahora el río corre por un cómodo meandro, pero pronto comienza a encañonarse formando badinas profundas, que para supéralas exigen practicar la oposición. En algunos tramos el activo nos deja, para aparecer más adelante, pero las badinas de aguas profundas siguen haciendo su aparición. También en algún tramo podemos andar por el lecho de la galería, ya que el agua apenas cubre. Tras muchos metros de bello meandro esculpido por la fuerza del agua y tantos pasos en oposición alcanzamos los pasamanos: dos tramos atléticos que salvan unas profundas badinas.

 
Pozo de 5 m. con su cascada.

A continuación llegamos a una serie de verticales, esta vez ambientados con el rugido de sendas cascadas. Descendemos los dos primeros de 10 y 5 metros, y damos media vuelta antes de alcanzar la cabecera del tercero y último P-20. El frio es patente. Así pues, sin neopreno y mojados hasta prácticamente el pecho, volvemos sobre nuestros pasos volviendo a supera los mismos obstáculos. Tras algo más de 4 horas y media volvemos a estar en la entrada del sumidero de Mata asnos superando de nuevo el pasamanos de acceso. Por el camino muchas experiencias vividas, muchos sentimientos, mucho goce, mucha emoción… y una experiencia que nadie de los tres olvidaremos.

 
Cascada en el pozo de entrada del sumidero de Mata asnos.

lunes, 15 de abril de 2019

XXXII CONGRESO DE LA SEDECK EN PRADES

Los días 10, 11 y 12 de mayo se celebraran las XXXII jornadas de la Sedeck en Prades, en el pirineo occidental. Este año algunos de nosotros nos hemos asociado a la Sociedad Española de Espeleologia y Ciencias del Karst (SEDECK), pues se trata de un organismo que promociona la vertiente científica de la espeleologia, que actualmente no atraé a tantas personas como la vertiente deportiva. En el variado abanico de posibilidades que ofrecen las cavidades, en un extremo se ubicarían las empresas de turismo de aventura o espeleoturismo y en el otro, las universidades o centros de estudio del karst, en los cuales no prima el ejercicio físico necesario para visitar una cueva, sino la cueva en si como ecosistema, fenómeno geológico, etc.


Dentro de todos los variados intereses que tienen las personas sobre las cuevas, encontramos el científico, que es el que forjó los inicios de la espeleología. Por ello las personas que en la prehistoria utilizaban las cuevas, no eran considerados espeleólogos, porque no estudiaban las cuevas, sino que su interés era puramente utilitario. Uno de los objetivos de la Sedeck es: "promover y difundir las ciencias de la Espeleología y del Karst en general, fomentar los estudios científicos relacionados con la conservación de las cavidades y sus contenidos naturales, facilitar la comunicación científica entre las personas interesadas en el estudio del karst y mantener un cauce de diálogo eficaz con las administraciones y entidades dedicadas a la gestión de este entorno". 

Por ello en la Sedeck esperamos encontrar un punto de intercambio de información, aprendizaje sobre las diferentes vertientes científicas que presenta la espeleología, especialmente la geología, y porque no, el inicio de nuevos trabajos y proyectos. Creemos que es muy importante el estudio del karst, difusión y protección. 

Centrándonos en las próximas Jornadas Científicas, estas tendrán lugar en Prades de Conflent (Francia), población inmediata a tres grandes cavidades: Cova Lachambre, Cova de la Fulla-Canaletes y Cova d'en Gorner.

En la siguiente dirección podemos ver el programa de actos y realizar la inscripción:


martes, 9 de abril de 2019

Cavitats de la Mola de Catí i l’Entronador (Massís dels Ports).


Avenc dels Estels del Sud (sala SIRE).

El cap de setmana del 23 i 24 de març vam estar visitant algunes cavitats per la Mola de Catí i els seus voltants. El grup va estar compost per Cristina, Zoraida, Gila, Vicente, Israel i Luis. El dilluns 25, festiu a Castelló, Cristina i Luis vam aprofitar per visitar la surgència de l’Entronador.
El divendres nit, pera fer una primera toma de contacte vam visitar la còmoda i espectacular Cova Cambra, que alguns de nosaltres encara no coneixíem.

Cova de la sendera del Mascar o cova dels pensaments.

El dissabte amb intenció de visitar l’avenc del Estels del sud o de Florema, vam realitzar una activitat mes diversa, entremesclant l’espeleologia amb el senderisme. Partint a peu des de l’inici de la pista del Xocolato vam seguir la carena que es dirigeix cap al nord. De camí, però, vam parar a visitar algunes coves horitzontals de la zona.
La primera parada fou a la cova de la sendera del Mascar o cova dels pensaments. Es tracta d’una cavitat de 40 m. de recorregut formada per una ampla sala i presentant una curiosa boca ovalada a mode de finestra sobre la sala. Al fons de la cavitat algú ha realitzat una desobstrucció que dona pas a una estreta gatera que acaba de seguida.

Cova Terrera.

Desprès vam para a veure la Cova Terrera, formada per una bonica galeria amb secció oval com a tub de pressió i utilitzada com a corralissa pera el ramat. Al final de la galeria hi ha un ressalt descendent que dona pas a una petita estància on es pot grimpar junt a unes boniques formacions ennegrides.
La tercera parada fou a la Cova d’En Gerret. Aquesta cova d’uns 100 m. de desenvolupament, te uns bons volums i a la gran sala interior trobem algunes colades grogues que contrasten en les negres parets donant-li un toc molt estètic a la sala. La sala d’entrada també es força amplia.

Cova d’En Gerret.

Cova d’En Gerret.

Per últim arribem a l’avenc del Estels del Sud. Aquest per mig d’un parell de pouets curts, arriba a una primera sala. Aquesta està molt decorada per belles banderes i colades, es tracta de la sala SIRE. Des de la sala SIRE, per la seua dreta surt un estret conducte que baixa a una menuda cambra amb moltes formacions i uns bonics gours.
Al extrem est de la saleta de baix hi havia un estret pas que vam forçar, tenint que trencar una estalactita per poder passar. Darrere del pas vam trobar terreny verge; un galeria estreta que donava pas a un ressalt que pujava a una fractura perpendicular a la primera. Des de la fractura, per mig d’una estreta finestra penjada i un poc amagada connectem amb una fractura paral·lela a aquesta, que connecta amb la sala SIRE i que si apareix en la topografia. Per tant vam trovar un curtcircuit nou.

Israel a la sala nova descoberta.

Però ací no s’acaben les descobertes, perquè darrere del primer pas forçat, per un petit forat al piso es veia, uns 3 metres mes avall, una sala. Així que vam ampliar el pas i vam aconseguir baixar a la saleta. Es tracta d’una sala amb arena i fang al piso i que per mig d’un pas estret desemboca en una altra sala, també xicoteta, però amb formacions i una curiosa crosta estalagmitica que ocupa gaire be tota la sala i que forma un fals piso deixant baix d’ella un laminador per on també es possible el pas. En total hem descobert una galeria que curtcircuita i les dues saletes mes baixes que estaran sobre la cota de -24 m. aprox.

 
Saleta on es situa el pas forçat que dona accés a les zones noves.

Continuant amb la visita, just on cau la corda de l’últim pouet hi ha una finestra desobstruïda que dona pas a dues sales mes, molt decorades: la sala GEB i la Sala Tortosa. Per accedir a elles es convenient muntar un passamans, ja que tindrem que superar un desfonament prou exposat. Des de les sales també es poden baixar uns pouets que duen a la cota de màxima fondària a -23,6 m.

Sala Tortosa.

Per la nit vam coincidir amb els amics de la UEC de Tortosa i del club Dinàmics de Sant Carles de la Ràpita que estaven de curset per la Mola. Els mes agosarats encara van baixar l’avenc de la fecunditat, un clàssic pera desprès de sopar.
El diumenge vam visitar una cavitat especial, ja que te una boca gegant i no passa desapercebuda a ningú: l’avenc anomenat Lo Fornàs, per la seua similitud a un enorme forn de calç. La gran torca d’entrada es baixa per la zona de menys desnivell per mig d’un natural en un arbre que dona pas a una vertical d‘escassos 10 metres.

Interior de Lo Fornàs.

Dintre ens trobem en una gran sala enrampada amb gran quantitat de material clàstic fruit del col·lapse de la cavitat que l’ha deixat en l’estat actual. Però el que mes destaca de la gran sala, inclús vist des de l’exterior, son els grèvols que la poblen. A mes també hi ha un bon exemplar de teix, arbre considerat màgic per a moltes cultures, i que dona molta màgia al lloc.
Des de la sala ixen dos ramals; per una banda una galeria formada per dissolució que acaba als pocs metres en un eixamplament, i un ramal vertical molt interessant.

Pou de 16 m. de la zona vertical de Lo Fornàs.

Pel que fa a la zona vertical accedim a ella per mig d’una grimpada d’uns 5 o 6 m. A dalt s’obri un pou enrampat d’uns 13 m. amb una ampla secció. La rampa dona pas a un bonic pou de 16 m. A continuació un ressalt de 4 m. ens deixa en una saleta amb formacions i un petit llac. Aquesta zona es molt agradable de visitar.

Al fons de l’avenc Lo Fornàs hi ha una bonica saleta.

El dilluns, com hem dit abans, vam baixar a l’Entronador, cavitat amb una morfologia molt singular. Està situada per la zona del barranc de la Fou, a terme de La Sénia i en un indret molt salvatge i aïllat. A grans trets es una gran esquerda formada en una primera fase per forces tectòniques sense cap tipus d’acció de l’aigua. La peculiaritat es que l’esquerda assolis un nivell freàtic a la cota de -63 m. Un fet encara mes curiós es que actualment actual com a surgència desprès d’episodis de fortes tempestes de llevant.
Així pel seu funcionament com a ullal, l‘aigua a anat ampliant els conductes i formant copules pels processos de dissolució i corrosió. Es destacable també els materials al·lòctons arrodonits que ocupen la base o els pisos de l’esquerda.

Llac Pepita, on s’obri el sifó.

La cavitat fou desobstruïda i explorada per l’Espeleo Club Tortosa. La boca dona pas a una rampa de blocs seguida d’un pou de 8 m. de capçalera estreta. A continuació trobem una nova vertical de 15 m. i amb zones molt estretes. A la base hi ha una galeria descendent amb el piso cobert per pedres arrodonides per l’acció de l’aigua. De sobte, un creuament de fractures pseudoparal·leles forma la curiosa corba de la merda, on la galeria fa un gir de quasi 180°. Tot seguit torna a haver un altre gir de quasi 180° que ens deixa en el mateix sentit que dúiem, cap al nord. Així arribem a un llarg passamà que en alguns punts assoleix una amplada superior als 2 metres. A l’inici del passamà també està l’opció de baixar un pou de 15 m. que ens deixa en una sala ampla i per on ens vam asomar a un nou pou d’uns 15 m. que arriba a la zona inundada; al Llac Pepita.

 
La corba de la merda.

A l’altre costat del passamà es on l’esquerda pren major recorregut vertical; cap avall un pou de 35 m. en alguns passos estrets ens deixen a la petita platja del llac Pepita on està el sifó final del que van bussejar uns 30 m. El llac es pot recórrer pel damunt en tècnica d’oposició però hi ha que vigilar si no volem pegar un banyet.

Passamà de l’Entronador.

Des del final del passamà també surt una escada d’uns 7 m. seguida d’una altra de 11 m. A dalt s’obri la fractura arribant als 2 m. d’amplada. En aquesta zona final es pot remuntar una rampa fins la cota de +17 m. Aquesta zona te comunicació amb l’exterior encara que possiblement no a nivell humà. Així ho testifiquen restes vegetals i inclús un cuc de processionària que vam trobar allí dalt. En definitiva es tracta d’una cavitat singular tant pel seu funcionament com per la seua formació.

 
Dalt de l’escalada d’11 m.