martes, 16 de diciembre de 2014

SIMA DE LA CORNISA (PICOS DE EUROPA) (1/4)


Torre del Friero asomando entre las nubes y refugio de Collado Jermoso.

Cavidad situada en la Torre de la Palanca a unos 2.500 m. de altitud, dentro del macizo de los Urrieles de los Picos de Europa, y perteneciente al concejo de Valdeón, provincia de León, España.
Alcanza a día de hoy los 1.507 m. de profundidad, siendo la 9ª cavidad mas profunda del mundo y la 2ª de España.

ANTECEDENTES

Todavía recuerdo aquellas tardes de domingo con mis hermanos Jesús y Juan Maria, en las que buscando por Internet información espeleológica soñábamos con visitar cavidades que considerábamos míticas. En cierta ocasión tuvimos conocimiento de la Sima de la Cornisa y, durante una temporada, el bajar algún día a este abismo, se convirtió para nosotros en un ideal. La cosa quedo ahí, dentro de nuestras cabezas, junto a otras tantas cavidades.

Camino de acceso al refugio de Collado Jermoso.
En el mes de abril de 2014 los amigos Dany y Nando, junto con mas compañeros suyos, organizaron la concentración de espeleolokos en el Pla de les Simes de Barx. Nosotros acudimos allí como uno más. Pero en un primer momento le comentamos a Nando nuestra intención de desinstalar el domingo a última hora alguna de las simas de la zona para echarles una mano. El nos comento que podíamos desinstalar la Sima del Picaio o P.1.

Y así fue. El domingo por la tarde, mi hermano Jesús y yo, Luis, desinstalamos los 120 m. que estaban instalados de esta cavidad. Al terminar bajamos a Tavernes y quedamos con ellos para devolverles el material. Ellos nos invitaron a cenar a la sede de su club junto con espeleólogos de Madrid y de Italia que se quedaban a pasar la noche allí. Tras la cena Dany y Nando nos invitaron a los dos a colaborar en la instalación de la Sima de la Cornisa durante el mes de agosto. Yo accedí desde un primer momento, pero mi hermano que tenía otras prioridades, tras unos días de reflexión rechazo la oferta. Así que me busque un compañero. Este fue el amigo Cantero, gran espeleólogo y con un corazón que no le cabe en el pecho. Una persona que tenía claro que no me fallaría. Tenía plena confianza en él, además de una gran amistad.



Inicio de la subida al refugio de Collado Jermoso.

1º ASALTO. AGOSTO DE 2014

La visita a esta cavidad se engloba dentro de un ambicioso proyecto de Carlos Flores denominado "17 picos, 17 simas". Se trata coronar las cimas más altas y de descender las simas más profundas de cada comunidad española. Podéis ver más información en el blog del proyecto: http://17picos17simas.blogspot.com.es/

Somos el segundo equipo va a trabajar, ya que un primer equipo ha porteado gran cantidad de material de instalación hasta el refugio y hasta la torre de la Palanca. Ellos, también comenzaron la instalación del rappel de 60 m. de acceso a la boca de la cavidad, ya que esta queda colgada en una cornisa sobre el hoyo grande.


Vista del Hoyo Grande y de las cumbres principales del macizo de los Urrieles.
Nuestro equipo está formado por Nando Piera, Dany Llorach, Carlos Cantero, Luis Almela y Alfonso Aller que se incorporara unos días más tarde al grupo. La intención es estar 11 días en picos, e intentaremos instalar hasta lo más profundo que podamos, aunque el pronóstico más ambicioso es llegar hasta el vivac-2 situado a -900 m.

Los 4 partimos de nuestra tierra el día 5 de agosto, ilusionados y con ganas de trabajar duro. Llegamos a Picos, exactamente a Caben Remoña, a media tarde. El volver a ver esas moles de roca caliza de nuevo me llena de energía. Así, preparamos todo el material personal para pasar los 11 días. Mucha comida (incluida una paletilla de jamón), utensilios de cocina, ropa, equipo personal, esterillas, tienda de campaña, taladros... y algunas cosas que ahora se me olvidan. Como no podemos con todo el material decidimos dejar algunas cosas para portearlas el día siguiente.


Porteando hacia el refugio.
La verdad es que nunca había cargado tanto peso en mi espalda. El peso del macuto es tal que al intentar ponerme recto este me hace caer al suelo. Mis compañeros van tan cargados como yo, y esto es una clara señal de nuestras intenciones. Tras 2 h. 45 min. llegamos al refugio de collado Jermoso, donde tenemos ya montado el campamento exterior.

Cenamos en el refugio y luego montamos dos tiendas para pasar la noche. Tenemos una tienda que dejaron montada los compañeros del equipo anterior, pero esta será para guardar comida, sacas para la cavidad y demás material. Antes de acostarnos concretamos la faena para el día siguiente. La intención es formar dos grupos de ataque; el primero formado por Dany y Nando (equipo A) y el segundo formado por Cantero y Luis (equipo B).


Mis tres compañeros en el campamento exterior, y con la paletilla de jamón.
Según el planning inicial cada equipo realizara 3 entradas a cavidad: la primera de una sola jornada sin vivaquear, la segunda de dos jornadas pasando una noche en cavidad, y la última de tres días pernoctando 2 noches. Cada equipo tendrá una jornada de descanso tras salir de cavidad. El equipo A llevara un día de adelanto al B, de forma que no coincidamos instalando los dos equipos a la vez.

Amanece el día 6 de agosto y Nando y Dany se equipan para subir a la Torre de la Palanca y comenzar la faena en cavidad. Cantero y Luis tenemos por delante una jornada de porteo desde Caben Remoña hasta Collado Jermoso. En total no cuesta unas 5 horas el bajar a Caben Remoña (donde tenemos el vehiculo) y subir otra vez cargados a tope hasta collado Jermoso. Llegamos al refugio para comer allí y por la tarde descansamos en la terracita del refugio con una cerveza en la mano. Es como estar en la gloria.


Refugio de Collado Jermoso.
La jornada, para el equipo A ha tenido muchos contratiempos: avería del taladro que teníamos en la cornisa, rotura de la maceta de burilar, re-equipar el rappel de acceso... Aun así instalan hasta la base del pozo del Bebé (P-90) llegando a la cota de - 130 m. y portean sacas hasta allí abajo.

El día 7 de agosto nos toca entrar en cavidad al equipo B. Después de un desayuno contundente y de preparar todo el equipo, a las 9:30 a.m. marchamos hacia la Torre de la Palanca. Vamos muy cargados, ya que además de nuestro material personal y el taladro, cogemos algún petate de cuerdas para entrarlo hasta donde podamos.


En la cumbre de la Torre de la Palanca.
Entramos escalonados para evitar la caída de piedras en el rappel de acceso y en el pozo del Bebe, que es especialmente peligroso por la caída de piedras. Como voy a entrar el ultimo aprovecho para subir a la cima de la Torre de la Palanca, que está a escasos 5 min. de la entrada al rappel. A las 12:30 p.m. iniciamos el descenso del rappel y a las 12:50 entramos en cavidad. La boca es preciosa, propia de una cavidad de alta montaña, y en su interior existe un gran nevero. El descenso del primer pozo lo hacemos entre una pared de hielo y otra de roca. A este le sigue un tuvo con corriente de aire (la turbina), un pequeño pozo y el pozo del Bebé (P-90). Descendido este último estamos en una sala de la que parte un corto pocete, que es hasta donde estaba instalada la cavidad.

Comenzamos instalando el meandro la guapa (de unos 40 m. de recorrido), al que se accede por una escalada de 4 m. equipada con cuerda fija. Superamos el meandro con 8 sacas entre los dos. Tras este bajamos un pequeño pozo. Aquí dudamos de la continuación, ya que la topo y la descripción son muy ambiguas. Erramos y descendemos un pozo de unos 30 m. Tras esta vertical, supero una estrechísima gatera que da paso a unos resaltes y a un meandro descendente recorrido por un curso de agua. No hay spits y el agua se pierde por un conducto muy estrecho en el que hay que mojarse completamente. Me doy cuenta que nos hemos colado.

Rappel de acceso a la cavidad.
Reculamos y ascendemos de nuevo el P-30, Cantero cargado con 3 petates. Ahora volvemos a leer la descripción y encontramos el buen camino. Pero esto es un aviso de que la cavidad nos dará faena para encontrar ciertos pasos. La continuación es por la derecha (según bajamos). Se trata de tres pozos encadenados de entre 10 y 25 m. cada uno. Así llegamos a una sala con muchísimo goteo donde se puede coger agua. Desde aquí continuamos por la estrechez a la francesa, que no es tan estrecha como creíamos y que encontramos sin ninguna dificultad a pesar de que no es para nada un paso evidente.

A continuación existe una zona con desarrollo horizontal donde paramos a comer. Continuamos por una serie de pozos (unos 4 o 5 pozos) que se alternan con pequeñas salas o meandros. Así alcanzamos la sala Brewstop (vocablo ingles que viene a expresar “un alto en el camino”). Desde aquí (cota de -240 m.) parte uno de los pozos más bellos y espectaculares de la cavidad: el pozo del confesionario de 60 m. volados y con una perfecta sección circular.


Cantero instalando los pozos de la parte superior de la sima.
Instalamos la cabecera del pozo y dejamos la cuerda colgando de esta. No bajamos el pozo aunque este queda instalado alcanzando la cota de -300 m. Hoy hemos avanzado bastante, pero desgraciadamente no estamos cumpliendo con las previsiones iniciales y mañana los compañeros Dany y Nando no podrán llegar al vivac de -700 m. y por lo tanto deberán hacer una incursión de una sola jornada, con el retraso que esto supondrá.

Nosotros salimos hacia el exterior, alcanzando la boca a las 10:30 p.m. y la salida del rappel a las 10:45 p.m. Hemos estado en cavidad 9 h. 40 min. Bajamos a Collado Jermoso, donde llegamos a las 11:45 p.m. Cambiamos impresiones con los compañeros y a cenar y descansar.


Cantero en la cabecera de uno de los números pozos.
El equipo A tenía hoy día de descanso, pero no han podido resistirse y han realizado un nuevo porteo de petates hasta la Torre de la Palanca. Por la tarde descansan, ya que mañana entran en cavidad. Están currando muy duro, y nosotros estamos muy contentos con las ganas y esfuerzo que están poniendo. Somos un equipo y estamos funcionando como tal.

Amanece el día 8 de agosto, primera jornada de descanso real para el equipo B (Cantero y Luis). Nando y Dany parten hacia la cavidad a primera hora. Nosotros nos tomamos la mañana de descanso, aprovechando para reordenar la comida y los petates, ducharnos, y socializar con la gente del refugio.

Luis porteando material hacia el refugio.
A media tarde llega a Collado Jermoso Alfonso Aller, a quien no conocemos, pero con quien pronto congeniamos. Viene con ganas de currar y ayudar en todo lo posible. Tiene que estar solo 3 días con nosotros pero va ha ser de gran ayuda. Por la tarde comienza a llover fuerte y cuando nos damos cuenta tenemos la tienda sobre un autentico torrente. El siguiente video muestra este momento de incertidumbre. Pero por suerte, y aunque parezca increíble, no nos entro ni una gota de agua por el suelo de la tienda.

video

Estamos un poco preocupados por como habrá sido la respuesta de la cavidad ante esta tormenta, porque tenemos a Dany y Nando allí dentro. En el exterior el temporal cesa, dejando el sendero de acceso al refugio bien demacrado, así como también el camino de acceso a la Torre de la Palanca.

El equipo A ha entrado en cavidad y ha porteado unos 8 petates desde la Torre de la Palanca hasta el fondo del pozo del confesionario (cota de -300 m.). Algunos de estos petates los han subido desde el refugio. Una faena que nos puede permitir mañana alcanzar el vivac de -700 m., ya que además sumaremos a Alfonso a nuestro equipo.

Cuando por la noche llegan al refugio los compañeros y nos comentan que no se han enterado apenas de la tormenta nos quedamos más tranquilos. Luego a descansar.


Torre del Friero desde la Torre de la Palanca.



Texto y fotos: Luis Almela
 

Próximamente publicaremos la continuación de esta crónica.