domingo, 29 de marzo de 2015

Las lluvias en Castellón inundan los poljes

La noticia de los últimos días son las fuertes lluvias registradas en toda la provincia de Castellón. Estas han activado multitud de barrancos y ramblas que se encuentran secos la mayor parte del año. También han producido inundaciones en algunos pueblos o ciudades, y han dejado los embalses llenos. Pero los acuíferos también se han recargado por estas precipitaciones.

Les Llacunes de Sant Mateu; entre Salzadella y Sant Mateu. (Foto: Luis Almela)

Para nosotros espeleólogos, estos fenómenos siempre nos gustan, porque a raíz de ellos podemos detectar surgencias, sumideros y también conocer mejor el funcionamiento de muchos de ellos. Siempre que se da el caso de lluvias torrenciales se activan muchas surgencias sumideros y cauces subterráneos, aprovechando nosotros para visitar estos fenómenos.

Pero también en estas ocasiones los poljes, ponords y cuencas endorreicas pueden llegar a inundarse evidenciando de esta forma su manera de ser. En Castellón existen unos cuantos poljes, muchos de ellos conocidos por los espeleólogos por su relevancia hidrogeológica. Pues ellos han sido ahora inundados. Estos accidentes geológicos son las puertas de los cursos subterráneos y de los acuíferos.

En estas fotografías mostramos algunos de estos poljes inundados. Contrastan con su habitual estado, totalmente secos y en muchas ocasiones utilizados para el cultivo.
Estas imágenes son de les Llacunes de la Jana, aquí el agua se drena por una antigua sima, hoy día colmatada (l’engolidor de Les Llacunes), y por filtración en menor medida. Existe un canal realizado en S. XIX que recoge las aguas de gran parte del polje para verterlas a l’Engolidor, aunque este tarda unos cuantos días en filtrar las aguas, dependiendo de la cantidad de precipitaciones recogidas por esta cuenca endorreica.

Acequia que conduce el agua de Les Llacunes hacia l'Engolidor. (Foto: http://3x4.info)
L'Engolidor de Les Llacunes totalmente inundado. (Foto: http://3x4.info)
Vista general de Les Llacunes de La Jana. (Foto: http://3x4.info)

Cercano a este también existe otro polje en termino municipal de Sant Mateu. Se trata de Les Llacunes (Sant Mateu). Situado entre esta localidad y La Salsadella y junto a la carretera que une ambas poblaciones. Este también se encuentra inundado.

Les Llacunes de Sant Mateu desde su orilla norte. (Foto: Luis Almela)
Les Llacunes de Sant Mateu desde el sur. (Foto: Luis Almela)
Otras lagunas de menor envergadura; mas cercanas a Salzadella. (Foto: Luis Almela)

Otro polje situado un poco más al sur es el situado en el Pla de Les Foes (Cabanes), entre el monte Gaido y las ultimas estribaciones de la sierra del Desert de les Palmes. También se ha inundado con las últimas precipitaciones.

Y el polje por excelencia en nuestra provincia es la Bassa del Quinyó, situada en el Pla de Vistabella. Este es el de mayor extensión de toda la comunidad. De él hemos hablado alguna vez en este blog:
http://cavitats-subterranies.blogspot.com.es/2011/01/els-engolidors-de-la-bassa-del-quinyo.html
http://cavitats-subterranies.blogspot.com.es/2010/12/sumideros-dolinas-poljes-cuencas.html

Basses del Quinyò en Vistabella. (Foto: http://diadia.cat)


Existen algunos poljes mas en nuestra provincia., Por ejemplo en Catí, Tirig, Argelita, Llucena, Costur, Vilanova d'Alcolea, El Toro y Barracas o Benafigos.
En La Llàcua en termino de Morella, algunos indicios hacen pensar en la antigua existencia de un polje, tanto por la geología de la zona como por su etimología. Relativo a su etimología Llàcua deriva del latín LACUA "balsas", plural de un neutro LACU, variante vulgar de LACUS,
"lago" (Coromines: V, 25), que como su nombre indica, es una zona de difícil drenaje, donde el agua se embalsa.

A continuación se muestra un video del Ullal dels Barrets, en Atzeneta. El video ha sido grabado en los últimos días por el compañero Ferrán Espadas.

video 

Próximamente informaremos sobre más "Ullals" y "Engolidors" de la provincia de Castellón y su actividad en los últimos días. Ya que el compañero Jesús Almela ha realizado durante esta semana un seguimiento exhaustivo de muchos de estos fenómenos.